Buscar este blog

Número de visitas

Triers Hotel

3 de noviembre de 2020

Hospital Darregueira: “De la noche a la mañana llegó una denuncia acusándonos de estafadores” Marcelo Weimberger



La sensación no es de derrota, pero así parece. A pocos días de la denuncia penal que el municipio de Puan inició -por estafa- contra la Sociedad de Beneficencia del Hospital Darregueira y el avance de la propia comuna para estatizar el efector de salud, desde la comisión no ven muchas salidas que impidan que esto último termine materializándose.

Eso sí: entienden que la presentación judicial y las acusaciones del Ejecutivo puanense no son más que “una burda mentira”.

Tal como adelantara “La Nueva.”, luego de que la comuna de Puan concurriera a la Justicia por la supuesta confección de declaraciones juradas que le habrían hecho perder a la comuna unos 12 millones de pesos, el proceso de municipalización del hospital Darregueira no solo sigue adelante sino que se redobló la apuesta. De hecho, hoy habrá una reunión con representantes de la comisión y de los trabajadores para acordar la forma de desvinculación de los empleados y su pase a la planta municipal.


Fotos: Agencia Puan

Como están las cosas, parece que la otra solución es que el estado se retire y todo vuelva a manos privadas. Desde la comisión no quieren decirlo, pero los números no les cierran para hacerse cargo nuevamente del hospital: en una reunión con sus empleados, llegaron a reconocer que no llegarían a pagar los sueldos del segundo mes.

De hecho, esto fue lo que ocasionó que tres años atrás el municipio terminara encargándose de los honorarios de los médicos y tercerizara (a la propia entidad) la labor de mucamas, radiólogos y demás; para ese entonces, a la entidad se le hacía imposible pagar los 800 mil pesos mensuales de cargas sociales. Por lo tanto, y más allá de algún intento que se está haciendo por la vía política, no encuentran posibilidades para impedir la estatización.

Lo que duele, reconocen, es la manera en que todo se hizo; la forma en que el tema ganó la calle y se mediatizó. Aunque se está trabajando en un descargo legal para hacer frente a la denuncia -que está en la UFIJ Nº 8, en Bahía Blanca-, desde la Sociedad de Beneficencia acusan a la comuna de no respetar un acuerdo de no hacer pública la cuestión que derivó en la presentación judicial e intentar llegar a una solución.


Hoy habrá una reunión para determinar de qué manera pasarían los 43 empleados de la Sociedad de Beneficencia a la planta municipal.

“De la noche a la mañana, llegó una denuncia a la institución, acusándonos de estafadores”, señaló Marcelo Weimberger, miembro de la comisión directiva.

Si bien el texto judicial señala que hay nueve personas que estarían cobrando para trabajar en el hospital cuando, en realidad, lo harían en el geriátrico de la sociedad de beneficencia –NdR: desde la comuna siempre se habló de diez personas-, el dirigente recordó que en 2018 se había acordado que el municipio cediera tres empleados para el hogar de ancianos.

“Esa gente se encuentra dentro del listado presentado a fiscalía, por lo que ya no serían diez personas, sino siete. Y después hay que comenzar a restar trabajadores que por la pandemia han dejado de acudir al hospital y debieron ser reemplazados por gente que también figura en esa lista”, ejemplificó.




“Además, hubo que contratar enfermeros nuevos. Incluso, el convenio que se firmó en su momento ni siquiera habla de nuevas contrataciones. Pero la cantidad de personas que se informa al municipio, es la necesaria para que el hospital funcione”, agregó.

Al respecto, Weimberger señaló que “el hospital de Puan atiende a la mitad de gente, con el doble de empleados”. También dijo que desde la denuncia y el anuncio del intendente no tuvieron ningún contacto con la comuna.

“Tristemente, nos pasaron por arriba. Van a tomar el control del hospital; no tenemos herramientas para contrarrestarlo”, dijo.


Desde hace un par de años, el hospital depende exclusivamente del municipio. La Sociedad de Beneficencia solo aporta 43 trabajadores, tercerizados por el municipio. El edificio está cedido en comodato.


Como respuesta, la población de Darregueira salió a las calles el último sábado, para apoyar a la entidad. En épocas de pandemia y distanciamiento social, la protesta se limitó a una extensa y ruidosa caravana vehicular por las calles de la localidad, a puro bocinazo.

La sensación es que “el municipio se quiere quedar con el hospital”. De fondo, y ante estos hechos, comienza a hacer ruido nuevamente el viejo proyecto autonomista que volvió a tomar estado parlamentario luego de que fuera presentado por la diputada Sandra Paris.

“Este hospital fue levantado, ladrillo por ladrillo, por la propia comunidad. Hay que agradecer a la gente del pueblo, porque siempre está”, manifestó.

Subsidios, aportes, deudas cruzadas y demás

Entre las idas y vueltas, acusaciones y contracusaciones que se dieron a parte de la denuncia, desde la sociedad de beneficencia reclaman que el municipio de Puan les adeuda más de 9 millones de pesos solo en concepto de subsidios.

“Nos dicen que los subsidios no se pueden reclamar. Si no nos los dieron, ya está”, dijo Weimberger.

Parte de ese monto se explicaría en 12 millones de pesos que, en 2015, la municipalidad había declarado que había enviado a la comisión, cuando –aseguran que por ordenanza- este monto apenas habría superado los $ 2 millones.


Exigen el pago de una deuda millonaria al municipio de Puan



Desde la comuna habían reconocido a este medio que existía una deuda –algo que el propio Castelli había señalado en ocasión de anunciar la denuncia- y estimaban que era un monto cercano a los 9 millones de pesos. Sin embargo, el reclamo de los 12 millones por los supuestos trabajadores mal incluidos, les daba una diferencia a favor.

“En este tiempo, nos hemos hecho cargo de las viandas, servicios y de hasta comprar una caldera nueva. Esa diferencia no es tal. Cuando quieran, podemos contarnos tranquilamente las costillas”, finalizó.


Escuchá la Programación de la radio: