Buscar este blog

Número de visitas

Triers Hotel

5 de octubre de 2020

Covid-19: "la escalada de casos es absolutamente preocupante” Laureano Alimenti director Región Sanitaria I



Septiembre cerró con una estadística alarmante de casos de Covid-19 en la región del Sudoeste: en apenas 30 días hubo el doble de contagios y de fallecimientos por coronavirus que en los seis meses previos juntos. Todas las miradas, sin embargo, se situaron sobre el distrito de Bahía Blanca, ya que los más de 2.500 nuevos pacientes que hubo aquí el mes pasado llevaron al sistema hospitalario a una situación límite.
Juan Ignacio Schwerdt / jschwerdt@lanueva.com

Los informes oficiales del municipio bahiense dieron cuenta de ello: hubo días del mes pasado en que el nivel de ocupación de camas de terapia intensiva para pacientes con coronavirus llegó al 88%. Es decir, con cinco casos críticos más en esas jornadas puntuales, el sistema hospitalario habría colapsado.

El licenciado Laureano Alimenti, director asociado de Región Sanitaria I (RSI), reconoció el delicado panorama durante una nota que brindó a LU2. Señaló que la escalada de casos es “absolutamente preocupante”, advirtió que los hospitales están casi colmados y finalmente reconoció que no se descarta, llegado el caso, derivar pacientes críticos desde Bahía Blanca hacia la región (tal como ocurrió con algunos casos puntuales que fueron a nosocomios del Conurbano).

“Hoy estamos más cerca de enviar pacientes críticos de Bahía a la zona que al revés -se sinceró-. Si seguimos así, el Hospital Penna va a llenarse y vamos a tener que hacer derivaciones a Tres Arroyos, Coronel Suárez o Patagones, o eventualmente a cabeceras como Pigüé o Pringles. En RSI tenemos cinco ambulancias de alta complejidad por si hay que hacerlo”.



Sus declaraciones causaron una enorme sorpresa. Es entendible: Bahía, por su infraestructura hospitalaria, siempre fue un centro receptor de pacientes provenientes de la región. Sólo una pandemia de esta magnitud logró poner al distrito, por primera vez, ante la posibilidad de convertirse en emisor de pacientes hacia su zona de influencia.

“A nosotros, hay que aclararlo, no nos sorprendió tanto. Hace meses se coordinó con RSI la posibilidad de hacer derivaciones, y para eso la región fue dividida en cuatro subzonas: Centro, con cabecera en Bahía Blanca; Sur, en Patagones; Norte, en Coronel Suárez; y Este, en Tres Arroyos”, contó a La Nueva. el doctor Marco Trípodi, secretario de Salud de Patagones.

El plan de acción contempla, básicamente, que en caso de que la capacidad hospitalaria de Bahía comience a saturarse las otras tres subsedes funcionen, en primera instancia, como centros de derivación de pacientes críticos de distritos vecinos.


“En nuestro caso -señaló Trípodi-, daríamos respuesta inmediata a Villarino y a Viedma, más allá de que la capital rionegrina no forma parte de la Región Sanitaria. Para eso contamos con siete camas de terapia intensiva, de las cuales hoy una está ocupada”.

El protocolo contempla también un segundo escenario: que los hospitales de Bahía Blanca se saturen y ni siquiera puedan recibir a sus propios contagiados. En ese caso, obviamente, los hospitales de la zona recibirán a pacientes bahienses.

“Hasta el momento no hemos tenido ninguna notificación al respecto, pero es una posibilidad contemplada en la red de apoyo que hay en la región”, reconoció el secretario de Salud de Coronel Suárez, doctor Fernando Migliavaca.

El funcionario aclaró que en el hospital suarense de referencia hay nueve camas de terapia intensiva, cuatro de ellas para pacientes Covid y las cinco restantes para personas no contagiadas.

“Actualmente tenemos ocupadas dos camas UTI-Covid con respirador, y cuatro de las cinco en la terapia general. Es decir, no estamos para nada cómodos en cuanto a la disponibilidad”, señaló.

Tres Arroyos -cabecera de las otras subzonas sanitarias- también tiene un nivel de ocupación de camas importante.

“Hoy tenemos una terapia intensiva con seis camas provistas con respiradores, con la posibilidad de sumar dos más llegado el caso. De ese total, hoy están ocupadas tres con pacientes no contagiados”, indicó el doctor Gabriel Guerra, secretario de Salud de Tres Arroyos.

“Más allá de esto -enfatizó- en esta situación todos los distritos de la región debemos ser solidarios”.

En una segunda línea de contención, según dispuso RSI, están los hospitales de ciudades como Coronel Pringles y Pigüé. Su objetivo -indicó el secretario de Salud saavedrense, Guillermo Tizón- sería “descomprimir” la demanda de camas.

“En nuestro caso, es poco probable que un paciente de Bahía Blanca venga a Pigüé -dijo a este diario-. Sin embargo, llegado el caso lo que sí podemos hacer es darle una mano a Bahía conteniendo a pacientes de distritos como Puan, Guaminí o Adolfo Alsina, que en otras condiciones derivarían directamente sus pacientes al hospital Penna”.


El principal escollo: la falta de personal

Todos los funcionarios consultados indicaron que, en caso de que Bahía Blanca deba realizar derivaciones hacia la zona, el problema central a resolver hoy es la falta de personal especializado.

“Hoy, más allá de la discusión por el número de camas, tenemos que poner el ojo en el recurso humano -subrayó Trípodi, de Patagones-. La terapia intensiva demanda personal altamente calificado, y en la región no sólo hay pocos profesionales, sino que además hay muchos contagiados que están aislados. Vos podés tener la mejor cama, el mejor respirador y el mejor monitor, pero si no tenés al personal adecuado para manejarlo, es lo mismo que nada”.

El doctor Migliavaca, de Coronel Suárez, dijo que al tener dos terapias intensivas (una para pacientes Covid y otra para pacientes no contagiados), ambas con un importante nivel de ocupación, “el personal se encuentra trabajando al máximo”.

“Tenemos dos médicos terapistas, uno por turno; el resto son médicos que vienen de otros sectores o incluso de Pringles o Tornquist. Esta es una limitación importante”, dejó en claro.

Tizón, de Pigüé, señaló por su parte que no hay que perder de vista la cantidad de personal contagiado.

“En Pigüé tenemos cuatro trabajadores de la salud contagiados, y el mismo número en el hospital de Saavedra. Esto nos obliga a aislar a sus contactos, muchos de los cuales son empleados de centros de salud. Por este motivo al día de hoy estamos trabajando en Saavedra con el 20 o 30% del personal”, describió.


Septiembre, el peor mes hasta ahora

Los indicadores del avance de la pandemia de Covid-19 en Bahía Blanca y la región mostraron una evolución alarmante durante el mes pasado. En total, se registraron 4.413 contagios nuevos, cifra que duplica a los 2.183 que se habían contabilizado en los seis meses previos.

Además, fallecieron nada menos que 103 vecinos, cuando entre marzo y agosto, en total, se había registrado la muerte de 53 personas afectadas por coronavirus.

En términos porcentuales, en septiembre se dio el 67% de los contagios registrados desde que comenzó la pandemia, así como el 66% de las muertes.

De esta forma, el número total de contagios llegó a 6.596 en los 22 partidos relevados, mientras que el total de fallecimientos fue de 156.

La mayoría de los contagios del mes se registró en Bahía Blanca: en total fueron 2.514, con 43 fallecimientos. Hasta agosto los primeros habían sido 1.120 y, las muertes, 31.

El distrito había comenzado septiembre con 394 casos activos y 695 recuperados, y lo cerró con 1.723 activos y 1.837 curados.

Además, pasó de 39 casos diarios a una media de 113. Aquí aparece un dato importante: mientras en la primera quincena del mes hubo 921 contagios, en la segunda se sumaron 1.593.

El tiempo de duplicación de casos, en tanto, fluctuó durante todo el mes entre 13 y 25 días. De aquí surge otro elemento a tener muy en cuenta: si se cumple lo establecido el último día de septiembre, para el 19 de octubre Bahía superará los 7.200 contagios.



El segundo distrito con más casos, en septiembre, fue Coronel Rosales, con 322. Muy cerca de esa cifra quedó Villarino, con 290, mientras que Benito Juárez llegó a 214.

Estos dos últimos, sin embargo, son los más llamativos, ya que hasta el 31 de agosto el distrito sureño había sumado 58 contagios y, Juárez, apenas 12.

También resulta llamativa la situación que se dio en Adolfo Gonzales Chaves, que cerró el mes pasado con 32 casos. La cifra no es elevada, salvo si se considera que al 31 de agosto no registraba contagio alguno.

En contrapartida, el distrito que mejor cerró el mes fue Coronel Dorrego, con apenas 3 contagios. Esta cifra representa el 8% de todos los casos que tuvo hasta ahora.

Monte Hermoso y Tres Lomas también tuvieron un mes tranquilo, con apenas un contagio, aunque la situación más sorprendente -récord en la provincia de Buenos Aires- es la de Adolfo Alsina, distrito que cerró septiembre sin casos.


Récord de fallecimientos

Bahía Blanca también registró la mayoría de los fallecimientos que hubo en septiembre: 43, sobre un total de 103.

De todas formas, la tasa de decesos más importante la tuvo Villarino. Al 30 de septiembre se habían registrado 19 fallecimientos, todos ocurridos durante el curso de ese mes.

Coronel Pringles, con 11, y Coronel Rosales, con 9, completaron la lista de distritos con más cantidad de víctimas fatales provocadas por el virus.

https://www.lanueva.com/
Escuchá la Programación de la radio: