Buscar este blog

Número de visitas

Triers Hotel

9 de septiembre de 2020

Las 7 preguntas que desnudan la trama política del levantamiento policial




El levantamiento policial, que tuvo expresiones en más de medio centenar de municipios bonaerenses e incluso en las inmediaciones de las residencias de Axel Kicillof y de Alberto Fernández, despertó numerosos fantasmas y una batería de preguntas que exponen la trama política de la escalada de protestas.

¿Por qué la protesta llega en plena pandemia?


Una de los interrogantes mayúsculos que surgen en plena escalada de los reclamos es por qué los uniformados decidieron volcarse a las calles en medio de la emergencia sanitaria, cuando ejercen una tarea esencial para la contención social.

Durante el gobierno de María Eugenia Vidal los efectivos de la Policía Bonaerense perdieron un 3% en 2016; 1% en 2017; 12% en 2018; y 17% en 2019, lo que hace una caída total del poder adquisitivo de 33%.






Además, durante la administración de Cambiemos hubo poco más de 1.500 cesantías y exoneraciones y 13.000 apartamientos en la Policía Bonaerense –no incluye el apartamiento definitivo de la fuerza.

Asimismo, los policías bonaerenses sufrieron las consecuencias del aparato de espionaje ilegal que investiga la Justicia a cargo del ex titular de Asuntos Internos durante la gestión de Vidal, Guillermo Berra. Sin embargo, no hubo levantamiento.


¿Por qué no hubo una mesa de diálogo anterior a la protesta?

Otra de las preguntas que sobrevuela es por qué los efectivos no se sentaron a negociar antes de comenzar las protestas, habida cuenta de que tienen prohibido por el artículo 22 de la Constitución Nacional llevar adelante protestas.

Incluso la Carta magna considera esa actitud como el delito de sedición, es decir el levantamiento de un sector o grupo de personas contra un gobierno con el fin de derrocarlo.


¿Por qué la movida no fue advertida por Berni y el Gobierno bonaerense?


Otra de las incógnitas que queda flotando es por qué sectores vinculados a Juntos por el Cambio como la ex asesora de Patricia Bullrich, Florencia Arieto, conocían la que había un principio de “protesta general” con anticipación y no el Gobierno.

En esa línea de razonamiento vale preguntarse por qué los comisarios generales, integrantes del Ministerio de Seguridad bonaerense y los organismos de inteligencia no pudieron prever el levantamiento policial.


¿La protesta tiene algo que ver con la candidatura de Berni?

Otra de las preguntas es qué relación tiene la protesta policial con las blanqueadas aspiraciones del Ministro de Seguridad bonaerense, que ya había hecho pública su intención de pelear por el PJ bonaerense.

Sin duda, uno de los principales perjudicados por la movida es Berni, quien a fuerza de su perfil castrista concentra la virtud de seducir a buena parte de los votantes de Juntos por el Cambio.


¿Por qué el oficialismo considera que hay un aprovechamiento de la protesta?


Diferentes integrantes del Gabinete de Axel Kicillof denunciaron una intencionalidad política por en las protestas policiales. Fuera de micrófono en el oficialismo reconocen que había conversaciones en marcha con los efectivos para efectuar un aumento salarial.

Luego del lanzamiento del Plan de Seguridad empezaron las tratativas. Sin embargo, en medio de las negociaciones se dio la protesta generalizada que fue lanzada intempestivamente.

“Hay muchos comisarios generales, cuadros de primeras y segundas líneas, los que están a cargo de jurisdicciones importantes se hicieron los boludos y las dejaron pasar”, admitió una fuente consultada por este medio.

Otro aspecto que genera suspicacias, además del adelanto de la protesta por personajes como Arietto, es la intransigencia de los efectivos que existiendo un compromiso público de aumento continuaron con el levantamiento.


¿Por qué se sintió tanto el golpe salarial en La Bonaerense?


Otra de las interrogantes que queda sobre la mesa es por qué impactó la situación en los bolsillos de los efectivos cuando venían arrastrando una caída de más del 30% durante el gobierno de Vidal.

Una de las respuestas tiene que ver con la cancelación de diferentes “negocios” por la pandemia de coronavirus como los partidos de fútbol, la actividad de los desarmaderos y otros más graves como la prostitución o las ferias de productos falsos.


¿Estaba tan loco Duhalde?


Por último, otra de las reflexiones que surgió en el ambiente político fueron las declaraciones del ex presidente Eduardo Duhalde, que hace algunas semanas fue repudiado por todo el arco político por anunciar un golpe de Estado.

Acaso las palabras del histórico dirigente peronista constituyeron una advertencia sobre un posible levantamiento de la policía, que finalmente se terminó concretando esta semana.

diputadosbsas.com.ar

Escuchá la Programación de la radio: