Buscar este blog

Número de visitas

Triers Hotel

1 de septiembre de 2020

Cómo se rearma Juntos por el Cambio, sección por sección



Los comicios legislativos están a la vuelta de la esquina. Quiénes pican en punta para convertirse en los dueños de la lapicera. Las expectativas de los legisladores que tienen que renovar. Los movimientos de los referentes de Vidal, Macri, Posse, Abad y CarrióFuente: https://latecla.info/actualidad

De a poco, la agenda política comienza a ganarle la pulseada a la coyuntura, que hoy está inmersa en la pandemia del coronavirus. Y en ese escenario, en el horizonte asoman las elecciones legislativas del 2021 como primera prueba de fuego para el incipiente gobierno del Frente de Todos; pero también será una ocasión clave para Juntos por el Cambio en sus intenciones de revalidar sus credenciales de serio aspirante en la disputa por el poder. No obstante, como toda fuerza política que viene de perder elecciones, la alianza entre el PRO, la Unión Cívica Radical y la Coalición Cívica atraviesa un necesario período de reconstrucción de liderazgos. Allí, ante el vacío de una conducción natural, varios dirigentes de peso asoman para tomar la posta que dejó vacante el expresidente Mauricio Macri. Y la provincia de Buenos Aires no es una excepción. Incluso desde allí, un grupo de intendentes es la cara visible de referentes, legisladores y dirigentes del PRO y otras fuerzas afines que intentan disputar ese lugar de conducción. Por este motivo, días atrás hubo una reunión clave en Vicente López, donde el intendente, Jorge Macri, recibió a sus pares de La Plata, Julio Garro; Lanús, Néstor Grindetti; y Tres de Febrero, Diego Valenzuela. Por su parte, la UCR atraviesa su propia renovación, y del desenlace de la interna que hoy encarnan, en principio, Maximiliano Abad por el oficialismo y Gustavo Posse por la renovación, puede salir el rol que asumirá el partido centenario en el armado y futuro de la alianza opositora. La CC dependerá del acuerdo macro que logre su mentora, Elisa Carrió.

SEXTA SECCIÓN

Con el foco en enfrentar la pandemia, todavía no empezó la rosca
Fuentes del armado del PRO en la sección aseguraron a La Tecla que el buen diálogo que existe en la región dentro de Juntos por el Cambio facilitará las definiciones cuando llegue el momento. Los senadores Andrés de Leo y Nidia Moirano tienen un contacto constante y fluido en el armado. “En el último cierre se trabajó muy bien, más allá de los dimes y diretes que son normales”, apuntaron. También hay buena sintonía con la UCR. Por supuesto, en la Sexta será todo un tema a resolver la imposibilidad de renovar de uno de los bastiones del PRO en la sección, Santiago Nardelli. Otro actor a tener en cuenta es el intendente Héctor Gay, quien, si bien está alineado con la dupla Nardelli - Moirano, no podrá renovar en 2023 y habrá que ver cuál es su voluntad a futuro. En el juego de los acuerdos, incluso podría no ser para Bahía ese lugar. La segunda de la lista en 2017 fue Laura Aprile, también del PRO, que tiene chances de renovar, por apoyo partidario. En cuanto a los radicales de la nómina, Emiliano Balbín y Anahí Bilbao, ambos pueden renovar, pero el de apellido histórico correría con ventaja para mantener su lugar. El caso de Rosío Antinori es particular, porque entró en 2015, luego de la renuncia de Héctor Gay, cuando ganó los comicios para ser intendente de Bahía. Después renovó, en 2017, por lo que no podría ir por un nuevo mandato. El caso de Néstor Resico, que no es de la sección, si bien puede renovar, no entraría en los planes. Uno de los nombres nuevos que podrían colarse en la lista es el de Julieta Arce. Ha trabajado en el gobierno con perfil bajo, con mucho contacto con intendentes y legisladores. Fue concejala y trabaja hace tiempo en silencio. Otro dirigente que se pretende instalar es el de Miguel Donadío, presidente del Consorcio de Gestión del Puerto. No obstante, el triunvirato Gay-Moirano-Nardelli le bajaría el pulgar. Por el lado del radicalismo, el que está muy bien visto es Emiliano Alvarez Porte, que es el presidente del Comité Radical. Por ahí puede haber una punta para que la UCR se siente a la mesa de la discusión. En tanto, en lo que respecta al monzoísmo, en la Sexta no hay todavía un responsable designado; aunque es fluido el trabajo con el intendente de Patagones, José Zara, hay línea de diálogo concreta con Nardelli por la conexión con Martín Lousteau y, también, sintonía con el alcalde radical de Puán, Facundo Castelli.

Facundo Castelli


OCTAVA SECCIÓN

La preponderancia de Garro en el armado y la búsqueda de la UCR


Si hacía falta confirmación, la reunión de la semana pasada entre el jefe comunal platense con sus pares Néstor Grindetti (Lanús), Jorge Macri (Vicente López) y Diego valenzuela (Tres de Febrero), donde manifestaron su voluntad de liderar el espacio, es la prueba cabal de que Julio Garro tendrá gran injerencia en lo que suceda en el armado de listas en 2021. Se sentará a la mesa con María Eugenia Vidal y se consensuará puertas adentro del PRO, y luego se acordará con la UCR y los demás partidos de la alianza cambiemita. De los cuatro legisladores que entraron en 2017, tres de ellos pueden ir por un nuevo mandato: Carolina Píparo, Carolina Barros Schelotto y Guillermo Bardón. De este trío, la primera es nú- mero puesto a renovar. Hay consenso general en Juntos por el Cambio para su continuidad. Los otros dos casos son diferentes. Bardón se fue del bloque y es alfil de Emilio Monzó, por lo que su futuro estará atado al destino del expresidente de la Cámara de Diputados. Bardón y el ex senador Gabriel Monzó son los armadores monzoístas en la sección. Por el lado de Barros Schelotto, dependerá de la voluntad del mandatario platense de querer poner a alguien de su riñón o no. El diputado restante es Diego Rovella, de la UCR, quien no podrá renovar. Allí se abre un interrogante sobre quién ocupará su lugar, ya que en gran medida estará sujeto al desenlace de la interna del partido centenario. Rovella representa al oficialismo que se encolumna en la candidatura del también legislador Maxi Abad. De ganar el marplatense, el sucesor a su cargo saldrá de allí. El legislador saliente tiene intenciones de ser candidato a la presidencia de la junta central del partido por el oficialismo. En el radicalismo analizan también la situación de las PASO: si las hay, quizá haya una competencia con el PRO, aunque no descartan una lista de consenso. El gran objetivo es disputar en 2023 en la ciudad la sucesión de Garro ante su imposibilidad de reelegir. En cualquier caso, en la capital provincial sostienen que hay que presentar la nómina más competitiva posible, ya que Juntos por el Cambio pone en juego mucho de lo conseguido en aquella buena elección del 2017.




PRIMERA SECCION
Macri domina, Valenzuela busca renovar y los radicales pelean por un hueco
No cambiaron mucho las cosas respecto a 2017 en lo relativo a la estructura de poder. Los intendentes que mandan sobrevivieron y, por ende, seguirán mandando. A la cabeza, Jorge Macri, de Vicente López. Un peldaño más abajo, Gustavo Posse, de San Isidro. Y en el tercer escalón del podio, Diego Valenzuela, de Tres de Febrero. En el camino quedaron Nicolás Ducoté, de Pilar, y Ramiro Tagliaferro, de Morón, pero no participaban en la mesa de las decisiones. Sí vale destacar que de prosperar el límite a las reelecciones indefinidas, Roberto Costa dejará una vacante en la Legislatura. El histórico senador no podrá renovar y, tal vez, ese lugar puede quedar para algún aliado del PRO, como la Coalición Cívica, por ejemplo, que hace cuatro años no logró colar nada, aunque sí metió al ruralista Lucho Bugallo. “Se podría dar por hecha, Lilita”, dice, entre risas, un boina blanca que supo ser legislador. En lo que concierne a los amarillos, el 1 sigue siendo el mandamás de Vicente López, Jorge Macri, que tampoco puede ir por un nuevo mandato pero difícilmente busque recalar en la Legislatura. Ni ahora, ni en 2023. Tal vez esta vez se decida y vaya por la Gobernación, aunque antes podría encabezar la lista de diputados nacionales. O secundar a Vidal. Rumores. De todos modos, lo más probable es que impulse la renovación en la Cámara Alta de su ex secretario de Gobierno, Gabino Tapia. El otro jefe comunal que pisó fuerte en 2017 y tampoco podría reelegir es Diego Valenzuela, que coló en la papeleta a su esposa, Daniela Reich. A ella, sí, al igual que Tapia, le queda un mandato más. Por el lado del radicalismo se abre un signo de interrogación. Quien tiene que renovar es Emiliano Lasala Reperaz, que llegó de la mano del por entonces vicegobernador, Daniel Salvador, que no sólo ya no ocupa ese cargo sino que, además, a la hora del armado de las listas, no será tampoco presidente del partido. Hay que anotar entre los boinas blancas al alcalde de Suipacha, Alejandro Federico, quien ya cursa su último período. Eso sí, no tiene pensado irse en 2021. En tanto, el que se frota las manos por esa vacante es Gustavo Posse, que tampoco podrá presentarse para intendente pero cuesta imaginarlo en una banca provincial. En 2019 cobró en Diputados con Walter Carusso, pero en su entorno dicen que va por más. Y ni hablar si se queda con la interna de la UCR. La otra legisladora que renueva es Aldana Ahumada, del riñón de la exgobernadora María Eugenia Vidal, que ya no es la dueña absoluta de la lapicera en el armado cambiemita. No hay que descartar para un lugar a entrar al jefe comunal de Campana, Sebastián Abella, quien no tiene otra reelección y está bien considerado entre los que mandan. “No tiene muchos votos, pero hizo bien los deberes”, asegura una fuente cercana a Jorge Macri. ¿Le darán algo al peronismo vidalista? Si bien el intendente de San Miguel, Jaime Méndez, tiene un período más, su jefe político, el exministro de Gobierno Joaquín de la Torre, se quedó sin conchabo. Por el momento se muestra lejos de las reuniones y la rosca. Sólo por el momento. El año pasado coló a Catalina Buitrago en Diputados. Ahora, algunos los dan jugando de la mano de Emilio Monzó.




TERCERA SECCION
Grindetti suma todo el poder, Lilita conserva lo suyo y el resto va por los lugares libres
Fernando Pérez, María Elena Torresi (Cambiemos Federal) y Mario Giacobbe (17 de Noviembre) se fueron de Juntos por el Cambio quizá sin saber que el límite a las reelecciones indefinidas no estaba cerrado aún. Lo cierto es que en caso de que se corra un período para adelante, difícilmente consigan un lugar en la papeleta. Los otros cuatro ingresantes en 2017 podrían renovar sin problemas. Y quien más chances tiene es Adrián Urreli, hombre del más poderoso de los jefes comunales cambiemitas de la Tercera, Néstor Grindetti (Lanús), quien tampoco podría ir por un nuevo mandato en el pago chico en 2023. Un poco más complicada la tiene Adrián Sánchez Sterli. “Los perdedores, a la cola”, afirman desde uno de los distritos chicos de la sección. La referencia es para quien fuera jefe político del legislador PRO, el exintendente de Quilmes, Martiniano Molina. Igualmente, el diputado tiene buena relación tanto con Urreli como con Grindetti, por lo que se le abre una luz de esperanza. Ojo, también están los que dicen que el lugar de Sánchez Sterli lo buscaría el propio Molina. Las dos mujeres, en tanto, son alfiles de las dos dirigentes más fuertes del espacio, por lo que, en caso de desearlo, se quedarían con un lugar a entrar sin siquiera pedir permiso: Maricel Etchecoin responde directamente a Elisa Carrió, y Gabriela Besana, a María Eugenia Vidal. En cuanto a la primera, la referente lilita podría querer pelear la intendencia de San Vicente, y para eso necesitaría jugar fuerte en el territorio. “Tal vez vaya por una banca en el Concejo para mostrarse en el pago chico de cara a 2023”, especuló la fuente. Lo que es seguro es que Carrió tiene su lugar asegurado, por más que Etchecoin vaya o no. Como se dijo, los tres diputados que pegaron el salto (dos, a Cambio Federal y uno, a 17 de noviembre) dejaron un hueco importante, y los jefes comunales del interior no pierden la esperanza de ocuparlos. Se trata de Gonzalo Peluso, de Magdalena; Daniel Cappelletti, de Brandsen; y Jorge Etcheverri, de Lobos. Ninguno de los tres podría renovar, y a sabiendas de que en 2023 la Tercera elige senadores (si bien dos de los tres que entraron -Lanaro y Petrovic- no podrán ir por un nuevo mandato, los lugares son muy pocos), la lista de diputados sería una interesante válvula de escape. El más interesado, dicen, sería Peluso, que ya en comicios anteriores mostró intenciones de mudarse a la Legislatura bonaerense.




SEGUNDA SECCION
Los intendentes tendrán voz y voto en el armado, con San Nicolás a la cabeza
La situación epidemiológica inusual en la Provincia trastocó los planes electorales en todas las secciones, y la Segunda no es la excepción. Si bien todavía no iniciaron las conversaciones formales sobre el futuro electoral del espacio, es posible hacer paneo general, donde la primera certeza es que San Nicolás tendrá, otra vez, el primer lugar en la lista. Santiago Passaglia lideró la papeleta en 2017, y aunque todavía no decidió si irá por un nuevo mandato o no, ese casillero será para el distrito cabecera de la sección. El segundo y el tercer lugar de la lista seguirían siendo de Zárate, que en aquella oportunidad fueron para Sandra París, de la UCR, y Matías Ranzini, del PRO. La dirigente radical no puede renovar, pero ese lugar seguiría siendo para el partido centenario, con la salvedad de que, como en toda la Provincia, dependerá del resultado de la interna partidaria pautada para octubre. El caso del hombre de Ritondo en la Legislatura estaría más encaminado para la renovación. De ahí para abajo, ya no es tan claro el cuadro. Andrea Bosco y Susana Lázzari, de Pergamino, también pueden renovar, pero una podría quedar fuera de los planes. La primera juega para Angelici. La segunda para Vidal. El escenario cambió respecto del 2017 y aquellos que respondían a la superestructura, hoy correrían de atrás. Al no ser legisladoras suyas, el jefe comunal, Javier Martínez, es probable que pida al menos un lugar en la nómina. En tanto, Vélez, de La Matanza es una suerte de comodín, podría estar en esta sección o en otra, según el acuerdo electoral que se alcance. La elección que viene será distinta de la anterior; al no ser más gobierno, las decisiones que se tomen van a ser más horizontales y van a tener mucho más peso los intendentes. Va a tener mucho más peso el territorio. Al no ser más gobierno, nadie tiene la lapicera en Juntos por el Cambio, por lo que habría menos candidatos sin peso propio o territorial. Otro dato a tener en cuenta es que de siete municipios cambiemitas, dos son de la UCR: Rojas y Arrecifes. Según dijueron desde el radicalismo a La Tecla, apuntan a tener igualdad de condiciones en el reparto de los cargos para la próxima elección. De ganar los comicios y meter 6 diputados, el radicalismo querrá tener 3, lo que significaría 2 más de los que posee ahora.




CUARTA SECCION
Las mujeres corren con ventaja, tanto en el PRO como en el radicalismo
El cierre de listas 2021, sin dudas, va a estar para alquilar balcones. Ninguno de los once intendentes que tiene Juntos por el Cambio podrá ir por la reelección en 2023. Si la intención es seguir en la primera división de la política bonaerense, necesitarán sí o sí lugares en las lista de senadores provinciales de 2021 y de diputados provinciales 2023. Corre con ventaja Erica Revilla, por ser la única mujer y porque tal vez para ese entonces sea la vice de la UCR bonaerense. Lo mismo para Ana Laura Geloso, aunque habrá que ver cómo se define el juego de Monzó. Tiene la banca de los armadores seccionales: Marcelo Daletto, Sergio Buil y Sebastián García de Luca. Felicitas Beccar Varela, por su parte, se acomodó bien de la mano de la titular del PRO, Patricia Bullrich. Hay que anotar también a Miguel Fernández, mandamás de Trenque Lauquen y presidente del Foro de Intendentes. Víctor Aiola, por su parte, tiene sentado en una banca a Agustín Máspoli, quien está en condiciones de renovar. Todo indica que sí, pero dependerá de las intenciones futuras del alcalde. Lo propio sucede con Juan Carlos Fiorini y Leandro Blanco, que llegaron de la mano del mandamás juninense, Pablo Petrecca (y sobre todo de Jorge Macri), y del aún 1 del radicalismo, Daniel Salvador. “Esos dos están seguros”, asevera una fuente legislativa.




QUINTA SECCION
Una docena de jefes comunales sin reelección tensan el cierre y complican a los legisladores
El futuro de los tres senadores que actualmente tiene el espacio, Franco Bagnato, Flavia Delmonte y Lucas Fiorni, más allá de que podrían renovar, ya que todos cursan su primer mandato, dependerá mucho de lo que suceda con el límite a las reelecciones. En caso de correrse un período más, quizá tengan alguna chance de continuar, pero si todo sigue como hasta ahora, es muy complicado. El porqué radica en los municipios, principalmente los radicales. De los doce jefes comunales boinas blancas, apenas dos podrían competir por un período más en 2023: José Castro, de San Miguel del Monte, y Emilio Cordonnier, de Ayacucho. “Va a ser una carnicería”, sostiene ante La Tecla un referente legislativo. “Ninguno se va a querer quedar afuera, y lo cierto es que no hay lugar para todos en la lista de diputados 2023; por si fuera poco, son todos hombres”, resalta, en referencia a la ley de cupo femenino. “Alguno se va a querer meter ahora en la que viene”, completa, aunque no se anima a tirar ningún nombre. De la pelea, tal vez, se corra el tandilense Miguel Lunghi, quien en los pasados comicios logró colar a la joven Melisa Grecco. Algo similar ocurre por el lado de los amarillos. Si bien podría ir por la reelección en 2023, el mandamás marplatense, Guillermo Montenegro, simplemente por ser el dueño del terruño con la mayor cantidad de votos de la Quinta, indefectiblemente, va a incidir a la hora de cerrar la papeleta. Y eso, también, no deja de ser un problema tanto para Fiorini como para Bagnato, que, si bien tienen un buen vínculo con el exdiputado nacional PRO, no son de su riñón. El primero, por caso, tras su paso por el massismo encontró cobijo en los brazos del exministro de Gobierno, Joaquín de la Torre, quien ahora no termina de definir su juego. Igualmente tiene un armado interesante, y no sería extraño verlo nuevamente como candidato. Debe sumarse a la nómina de interesados a los dos alcaldes PRO que no podrían renovar: Martín Yeza (Pinamar) y Camilo Etchevarren (Dolores). Corre con handicap el costero, amarillo de la primera hora y con un muy buen vínculo tanto con Vidal como con Rodríguez Larreta. Por el lado de Delmonte, que tiene la ventaja de ser mujer (como se dijo, todos los intendentes que podrían buscar conchabo en la Legislatura son hombres), cuenta con la banca de Maximiliano Abad, referente radical de la sección y quien para el momento del cierre de listas, probablemente sea el presidente de la UCR. Abad, actual titular del bloque de Diputados de Juntos por el Cambio, será un actor central en el diseño de las listas, incluso más allá de los límites de la sección. De los tres, el que más brava la tiene es, sin dudas, el exconductor del ciclo Gente que busca gente, quien llegó al escaño de la mano de le exgobernadora María Eugenia Vidal, tras su paso por la dirección de Radio Provincia y, ahora, tras estar un tiempo con el perfil más bajo de lo aconsejable, se recostó sobre la figura de Jorge Macri. El monzoísmo, en tanto, tiene como armador seccional a Marcelo di Maggio, un dirigente que proviene del peronismo de Tandil y fue parte del armado macrista.




SEPTIMA SECCION
El PRO busca pisar fuerte y la UCR mantener su lugar
“Somos parte de la agrupación que conduce Ezequiel Galli. A nivel seccional, ya empezamos a tener reuniones con algunos distritos. Estamos en la misma línea de la exgobernadora María Eugenia Vidal. En Juntos por el Cambio hay varios dirigentes valiosos, como Larreta, Monzó, Macri, pero nos referenciamos en Vidal”, apuntó el jefe de Gabinete de Azul, Alejandro Vieyra, en diálogo con La Tecla. Agregó: “Creemos que es el momento de que los que aportamos casi el 60% del potencial de votos de la sección tengamos mayor injerencia en las cuestiones electorales. Esto no ha pasado en los últimos tiempos. Ezequiel y Hernán ganaron en dos oportunidades las elecciones, pero de los seis últimos legisladores que se eligieron, fueron medio para Olavarría y medio para Azul. La idea es debatir y definir el armado en la sección. Es un derecho ganado, no tenemos que dar más pruebas”. Representados en la mesa provincial con Ismael Passaglia o Joaquín de la Torre, Galli y Bertellys apuestan a que el liderazgo de María Eugenia Vidal en Provincia los apuntale. Por el lado del radicalismo, Alejandro Cellillo fue el 1 en la lista de 2017, y busca repetir. Con la definición de la interna partidaria en carpeta, mucho de lo que ocurra en la sección dependerá de ese resultado. El senador es línea Salvador, por lo que apoya la candidatura de Maxi Abad y su lugar puede estar condicionado a la victoria del marplatense. Otra legisladora que podría repetir es Carolina Tironi, que fue puesta por Elisa Carrió en la anterior compulsa. Su futuro dependerá de la incidencia de Lilita en el armado. Se decidirá arriba. Si en vez de ser ella optan por un varón, incluso podría complicar el futuro del propio Cellillo. En el caso de Lucrecia Egger, de Azul, tendría chances de continuar en su cargo. En la Séptima, el monzoísmo lo arma Jorge Larreche, extitular del INTA y exjefe de Gabinete del intendente de Olavarría, Ezequiel Galli.




 

Fuente: latecla.info
Escuchá la Programación de la radio: