Buscar este blog

Número de visitas

Triers Hotel

31 de agosto de 2020

Cómo será la vuelta a clases en La Pampa



Con la firma del acuerdo entre el Gobierno provincial y el gremio docente de Utelpa, todo se encamina para que el 14 de septiembre niños, niñas y adolescentes vuelvan a pisar las aulas de los distintos establecimientos educativos provinciales. De todas maneras, para que ello se concrete deberán cumplir con todos los puntos del protocolo establecido por Educación.


En ese marco, una de las novedades es que regresará el transporte escolar y, según el documento al que accedió LA ARENA, están previstas una serie de pautas generales y específicas para personas con discapacidad. Para el desarrollo de la jornada escolar, el protocolo plantea que los grupos deberán organizarse en función de la utilización de los espacios. Para ello, propone la conformación de «grupos reducidos (y eventualmente burbujas de 3,4,5 chicos/as)» y la alternancia de distintos grados o grupos por día, semana u horario.
Por otro lado, recomienda «escalonar los horarios de llegada y salida». De esta manera, se busca evitar la aglomeración de familiares, estudiantes y docentes. «Las familias solo podrán ingresar con turno previo o cuando sea considerado necesario por las autoridades de la escuela; al hacerlo deberán cumplir con las medidas sanitarias definidas», señala.
Para el ingreso a la escuela, también se propone que se tomen los datos, se desinfecten los celulares y el calzado, se chequee el correcto uso del tapaboca y, en caso de no contar con uno, «considerar su provisión». Previo al ingreso al aula o taller, se deberá sanitizar las manos, ordenar el grupo en el espacio «según las señalizaciones establecidas y la separación de mesas, bancos, herramientas», y chequear la ventilación.

Uso del espacio.
El protocolo advierte que «la permanencia de personas en espacios cerrados no debe superar los 15 minutos y siempre se deberá tener el tapaboca colocado de manera correcta y cumplir con las recomendaciones de higiene y distanciamiento social».
Durante las clases, los docentes deberán utilizar «máscaras de acetato y tapabocas que cubra nariz, boca y mentón. No está permitido compartir ningún tipo de elemento personal ni de protección. Todos/as tienen la obligación de realizar la limpieza de su celular con alcohol al momento de ingresar».
Tampoco está permitido la realización de «reuniones o eventos» dentro de las escuelas, incluyendo «patios o sectores de juego, a excepción de juegos que permitan conservar la distancia recomendada, supervisados por personal idóneo».
A su vez, recomienda que las puertas principales estén abiertas, «si las circunstancias lo permiten para evitar contacto con herrajes en aulas, ingresos a baños (si permite la privacidad), comedor, patios de recreo, entre otras»
Otro de los aspecto que señala es que se deberá «se deben desinfectar las mesas de trabajo, las herramientas, máquinas y herramientas manuales antes de colocarlos en los lugares de guarda», reducir «al mínimo» el traslado de objetos entre la casa y la escuela, y no se podrán usar «equipos de calefacción central, aire acondicionado o ventiladores».

Transporte.
Durante las clases presenciales, recomienda «realizar lavado de manos idealmente cada 90 minutos» y afirma que los kits de limpieza deberán estar disponibles «en las aulas y oficinas administrativas para limpiar frecuentemente las superficies de alto uso». En tanto, el uso de tapabocas es obligatorio «durante todo el tiempo que dure la permanencia en la escuela».
El protocolo sostiene que los niños, niñas y adolescentes concurrirán a clases bajo la «estrategia de grupos por aula», los cuales «estarán conformados por el número de alumnos/as que permita cumplir con el distanciamiento y medidas establecidas dentro del aula. Estos grupos no deben mezclarse, e incluso deben mantenerse los grupos separados en los ámbitos comunes, recreos, comedores».
Uno de los detalles del protocolo es que contempla el transporte escolar, el cual deberá «aplicar estrictas normas de seguridad, higienización y distanciamiento físico entre los pasajeros, según los protocolos específicos». En ese sentido, se recomienda «la desinfección diaria completa de superficies (la frecuencia debe ser acorde al tránsito, acumulación de personas, época del año y complementaria a la ventilación de ambientes)».

Inclusivo.
El protocolo establece una serie de pautas que deben garantizarse para el retorno a clases presenciales de estudiantes con discapacidad. Entre ellas, aclara que «ningún estudiante se considera población de riesgo por su sola condición de discapacidad» y que será la familia quienes definirán si regresa al aula.
En relación al personal de apoyo, indica que podrá acompañarlo si lo requiere y «podrá establecer contacto con el estudiante en caso que sea necesario». Para ello, «el personal de apoyo no debe estar entre los grupos de riesgo y deberá cumplir con todas las instrucciones que se establezcan en materia sanitaria y de seguridad».
A su vez, afirma que «la organización de los grupos al interior del aula contemplará a los estudiantes con discapacidad que lo integran» y destaca que «en caso que el estudiante con discapacidad requiera de alguna tecnología de apoyo y/o de personal de apoyo docente o no docente para el óptimo desarrollo de su trayectoria escolar, se contemplará esta situación dando lugar al redimensionamiento de los espacios».
También se exceptuará al personal de apoyo del «metro y medio que establece el protocolo de distanciamiento cuando se cumplen con todas las medidas adicionales (uso permanente de tapabocas, lavado frecuente de manos o el uso de alcohol en gel, ventilación y desinfección adecuada de las instalaciones)».

Garantizar condiciones edilicias.
Según el protocolo, la preparación de las escuelas «requerirá la presencia del personal docente, no docente y directivo, en aquellos lugares donde se presenten las condiciones epidemiológicas adecuadas». En esa línea, se especifican quienes serán los responsables de constatar «que estén garantizadas las condiciones sanitarias de higiene y seguridad, en forma previa a la incorporación de los y las estudiantes, otorgando la correspondiente autorización».
«Entre otras condiciones se requiere acceso al agua para higiene personal y limpieza, el funcionamiento de baños y ventilación de ambientes, entre otras acciones que garanticen el cumplimiento de las medidas esenciales», detalla.
Se deberá colocar «cartelería adecuada» para comunicar las medidas de seguridad general y específica según el tipo de actividad, «lo que será provisto por la Dirección General de Administración Escolar».
El protocolo también tiene en cuenta el distanciamiento social y explica que la cartera educativa definirá «escenarios y prácticas, que incluyan capacitaciones, ensayos, campaña de difusión multimedia en medios de comunicación y redes sociales y ejercicios para la comunidad educativa, que contemplen alertas sobre el contacto físico y los procesos de adaptación al nuevo contexto, destacando siempre la importancia de las medidas de prevención detalladas por las autoridades sanitarias».
Por su parte, «el Ministerio de Educación asegurará la provisión de los elementos de protección y limpieza: barbijos; mascaras faciales; jabón líquido; toallas de papel; Dispenser de alcohol en gel; sanitizante (alcohol al 70%); cloro y/o lavandina; detergente; kit de limpieza; agua de servicio en los baños; agua potable segura».
«Cada escuela debe garantizar distanciamiento social; uso de tapabocas; higiene de manos; higiene respiratoria; desinfección de superficies y ventilación de ambientes; cumplimiento del sistema de trazabilidad ciudadana».
Por otra parte, establece que «cada institución deberá destinar un espacio físico, cerca del acceso con buena ventilación, para aislar a estudiantes y/o trabajadores/as en caso de que presenten síntomas de Covid-19. Este lugar debe ser convenientemente desinfectado luego de su uso como espacio de aislamiento preventivo».
A su vez, los Coordinadores de Area deberán realizar un «mapa de actores claves en el territorio próximo a las escuelas que puedan apoyar a los equipos docentes en la derivación de situaciones de riesgo, contagio o vulneración de derechos identificadas en la comunidad educativa».

Actuación por caso sospechoso.
En caso de que se presente un caso sospechoso de Covid-19, el protocolo indica que «todo el grupo al cual pertenece el mismo deberá abstenerse de asistir a clase hasta que se confirme o descarte la infección. De confirmarse, el grupo de alumnos/as deberá considerarse contacto estrecho del caso confirmado y, en consecuencia, respetar el aislamiento dispuesto por las autoridades de Salud».
En caso de que se descarte, el grupo se reintegrará a clase según la organización preestablecida. «El/la docente que haya mantenido el distanciamiento adecuado con el grupo podrá seguir dando clases al otro grupo. El resto de los cursos/grupos/secciones y la totalidad de docentes y no docentes podrán seguir con las tareas establecidas», indica.
A su vez, plantea que «no podrán ingresar a la escuela personas que presenten síntomas compatibles con el Covid-19 o estén en aislamiento obligatorio debido al diagnóstico de éste, ni quienes tengan contacto estrecho con alguna persona con síntomas o diagnosticado.
En esa línea, señala que se deberán «desarrollar actividades de identificación de potenciales casos, fomentar el auto reporte y la realización de cuestionarios sencillos para la detección de posibles síntomas previo ingreso a la institución». Para ello, se recomienda la utilización de la aplicación «Cuidar».
«Ante la identificación del personal y/o estudiantes con síntomas respiratorios o fiebre, dirigirla al sector de aislamiento previamente identificado, contactar inmediatamente al Sistema de Emergencias de Salud local para su evaluación. Debe notificarse toda sospecha de Covid-19 a la autoridad sanitaria local», remarca.

La ESI está garantizada.
La educación sexual fue uno de los aspectos que el Gobierno provincial no olvidó dentro del protocolo para el regreso a la presencialidad dentro de las aulas. Según el documento al que accedió este diario, el Ministerio de Educación deberá garantizar «el acceso al asesoramiento sobre salud integral que contemple orientaciones para asegurar la contención emocional y el cumplimiento de la Educación Sexual Integral», establecida por ley a nivel nacional.

http://www.laarena.com.ar/

Escuchá la Programación de la radio: