Buscar este blog

Número de visitas

Triers Hotel

25 de julio de 2020

“La elección de una carrera no es para siempre y el cambio no es un fracaso”




La Real Academia Española define a la vocación como “el interés que una persona siente en su interior para dedicarse a una determinada forma de vida o trabajo”.

Lo cierto es que no siempre las personas tienen en claro cuál es ese sentimiento, sea una inclinación por una actividad, una carrera o un oficio. 

Por Mario Minervino / mminervino@lanueva.com


Lo más llamativo es que son los adolescentes quienes deben a veces tomar decisiones que pueden condicionarlo para toda la vida.

Antonela Vecchiotti, licenciada en psicopedagogía, junto con Ana Cornejo y Vanina Mertian, licenciadas en psicología, han creado una propuesta de orientación vocacional online (se puede encontrar en Instagram como Rhombos), con el objetivo de ayudar a las personas a disponer de herramientas adecuadas para que esa decisión sea lo más seria y certera posible.

--En qué consisten las sesiones online?

--Son parte de un dispositivo de Orientación Vocacional diseñado de manera particular para cada persona, una batería de entre 8 y 12 sesiones como herramientas de exploración de su mundo interno, capacidades, aptitudes, fortalezas y debilidades.

"Los test vocacionales no son un fin en sí mismos, sino instrumentos que facilitan el autoconocimiento. No se pueden interpretar aislados, sino como un dato más dentro de un proceso en el cual la herramienta fundamental es la palabra de quien consulta y la escucha del profesional".

"La modalidad online es una manera vincular de los jóvenes con la cual sienten cómodos y familiarizados. Mientras se trabaje con ética y profesionalismo, es tan válida como la presencial".

--¿Es posible establecer la vocación de un joven a partir de ese tipo de estudio?

--La vocación no se establece: se descubre, se construye. Nadie puede decirte cuál es tu vocación. Se trata de una construcción que uno va tejiendo a lo largo de su historia, de sus experiencias, de los cocimientos, de sus éxitos y de sus fracasos.

"Tampoco se trata de un estudio médico que te diagnostica una vocación, como si a los mismos resultados le correspondiera la misma vocación".

"El resultado del proceso es la construcción de una identidad en la que cada uno va descubriendo y reafirmando quien es, que le gusta hacer, que pueda conocer su personalidad, sus aptitudes, sus potencialidades, sus habilidades cognitivas y sociales. Investiga carreras, inserción laboral y define qué quiere hacer", puntualizó Vecchiotti.

--¿Es natural que los jóvenes tengan poca idea de qué carrera elegir?

--Es común que estén desorientados acerca del rumbo a seguir. No hablamos de una carrera, sino de qué camino seguir en busca de la realización personal y profesional.

"Pero además hay que desmitificar “la obligación” de elegir una carrera y que esa elección es para siempre. Eso resulta abrumador para cualquiera. En la adolescencia los chicos están teniendo cambios corporales, psíquicos y emocionales que les generan dudas, temores e incertidumbres".

"Si a eso les pedimos que tomen una decisión que defina su proyecto de vida es claro que no están preparados para ello. Debemos respetar el tiempo que necesitan para armar ese rompecabezas y a medida que van integrando su identidad podrán sentirse más preparados para tomar una decisión".

--¿El estudio que ustedes realizan sugieren carreras?

--En el transcurso de las sesiones comenzamos a encontrar carreras y actividades afines y luego indagamos esas opciones. Pero la decisión es de la persona. Nosotras acompañamos a pensar y a construir su proyecto que pueda ser alcanzado a través de pequeños objetivos.

"Es fundamental que la persona sepa que esa decisión no será el final, sino el comienzo de una nueva etapa que deberá enfrentar. En ese recorrido tal vez necesite cambiar el rumbo. Y hacerlo no se trata de un fracaso, sino de una necesidad de encausar su deseo y sus intereses".

--¿A qué situaciones debería prestar atención un joven para una primera aproximación a su vocación?

--Prestarle atención a uno mismo sería la respuesta más inmediata. Si es capaz de hacerse estas preguntas ya está transitando el camino de elegir. Reconocer que aspectos de la realidad te llaman la atención, que te genera interés o curiosidad. Esas serían unas buenas preguntas.

"Si por ejemplo te gustan los animales podés indagar sobre la carrera de Veterinaria, saber que estudia, la modalidad y la inserción laboral. Después sí decidir si ese es realmente el modo en que te gusta vincularte con los animales".

--¿Un test puede definir una sugerencia cercana a la realidad en cuanto a una carrera?

--No, definitivamente no, aunque si ayuda a esclarecer algunas dudas. Es información que debe ser interpretada bajo la mirada de un profesional que pueda darle un sentido en el entramado de significantes que surgen.

"Puede ayudar a descubrir gustos, mostrar tus fortalezas y debilidades. Esas herramientas ayudan a tomar una decisión".

--¿Cuán importante es elegir la carrera adecuada?

--Es importante en tanto venga a dar respuesta a lo que somos, que buscamos y deseamos ser. El proceso de orientación permite tomar una decisión pensada.

"Es un modo de hacer prevención, no ante el fracaso o el equívoco, sino ante la posibilidad de vivir insatisfechos sintiendo que hay algo relegado que nos genera malestar".



"Tomar decisiones en este contexto de Pandemia es complejo y se pone en juego lo vocacional en un escenario novedoso e inédito para jóvenes que enfrentan una situación tan desafiante", señaló Antonela Vecchiotti, licenciada en psicopedagogía.

https://www.lanueva.com/
Escuchá la Programación de la radio: