Buscar este blog

Número de visitas

Triers Hotel

6 de julio de 2020

¿Dónde está Facundo Castro? En qué se basa la hipótesis de la desaparición forzada


La desaparición hace 67 días de Facundo Astudillo Castro sacude por estas horas a las localidades bonaerenses de Villarino, desde donde partió haciendo dedo, y de Bahía Blanca, hacia donde se dirigía.

El caso es investigado desde que se conoció por la Ayudantía Fiscal de Villarino, donde ya hay más de 300 fojas, y en forma paralela la familia denunció el hecho en el Juzgado Federal N° 2 y la fiscalía a cargo del doctor Santiago Ulpiano Martínez.

Tal como relató Diputados Bonaerenses, en las últimas horas la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) se constituyó como querellante en el expediente abierto en la Justicia federal.

Sucede que, mientras en la Ayudantía Fiscal de Villarino investiga una posible “averiguación de paradero”, la otra causa analiza una presunta “desaparición forzada”, hipótesis sostenida por la familia y la defensa del joven.

De acuerdo a la cusa que tramita en la justicia bonaerense la última vez que se vio al joven fue en un control policial sobre la ruta 3 en la entrada del pueblo Mayor Buratovich, el pasado 30 de abril.

En tanto, hay testimonios cruzados que lo ubican a Facundo en un patrullero el 30 de abril en la entrada de Mayor Buratovich, otros en Teniente Origone, en el cruce de las rutas 3 y 22 y en Bahía Blanca en diferentes circunstancias.



En ese sentido, desde la CPM hicieron eje en las declaraciones y marcaron que “la investigación está plagada de irregularidades, inconsistencias y declaraciones contradictorias de los policías”.

“El último de los testimonios policiales es el más contradictorio: primero declaró que una camioneta lo levantó y salió en dirección a Bahía Blanca; cuatro días después, cambió su testimonio y dijo que, en realidad, se fue caminando”, indicaron.



Un hecho llamativo que pusieron en relieve desde la CPM es que “ni la policía ni la justicia le notificaron a la familia de las declaraciones de los agentes que, supuestamente, lo ubican en Teniente Origone y en dirección a Bahía Blanca”.

“Recién conocieron estos testimonios más de 50 días después de la desaparición. Ese mismo día, también notaron que la ubicación informada por los policías que lo demoraron no era la misma que figuraba en el acta”, añadieron.

“Sin embargo, la mayor de las irregularidades se conoció el 27 de junio, cuando tres vecinos de Pedro Luro le contaron a la familia que el día de la desaparición, vieron a Facundo ingresado a la cabina trasera de un patrullero”, precisaron desde la CPM.

“Los vecinos se habían presentado en la comisaría de Pedro Luro, pero nunca fueron llamados a declarar”, agregaron sobre los testimonios que echarían por tierra las actuaciones policiales.

Otro elemento en que se sustenta la familia para pedir la investigación por desaparición forzosa es que la madre, Cristina Castro, en la denuncia ante la justicia federal señala que “desde años era víctima de hostigamiento policial”.

“La madre señaló que el joven, cuando era aún menor de edad, había sido golpeado por la policía y que, en otra oportunidad, le habían roto de manera intencional un ciclomotor”, dijeron desde la CPM.

“En los dos casos, la madre identificó a un agente que, incluso, lo vio participar de los rastrillajes en el lugar de la desaparición”, precisaron abonando la hipótesis de una presunta desaparición forzosa.



LAS SOSPECHAS DE LA MADRE



La mamá de Facundo asegura que el día de la desaparición la llamó desde Mayor Buratovich, donde le habían labrado un acta por romper la cuarentena por el coronavirus​ (Covid-19).

"Ahí le sacaron una foto de espaldas. Lo reconozco por los tatuajes. Le dije que 'te está buscando la Policía porque rompiste la cuarentena'. Me respondió: 'Sí, mamá, ya me pararon'. Esa fue la última llamada que salió desde su teléfono”, dijo Castro.

“Luego un policía de civil lo acercó al pueblo siguiente, Teniente Origone, lo dejó en la entrada, sobre la ruta 3. Ahí, a los pocos metros, lo paró otro policía de ese lugar. Esa fue la última persona que vio a mi hijo con vida", relató.

De acuerdo a la declaración de ese oficial, al encontrarse con Facundo llamó al control del pueblo anterior, desde donde le indicaron que lo dejara seguir porque ya le habían labrado el acta.







"Este último policía dice que lo paró porque un vecino había llamado diciendo que había un 'nene' caminando por el costado de la ruta. En el rastrillaje, los perros marcaron todo el camino que hizo y ahí se pierde el rastro”, prosiguió.

“Es como si se lo hubiera tragado la tierra", agregó la mujer en declaraciones con medios nacionales hace algunas semanas. El joven el 30 de abril partió hacia Bahía Blanca a dedo para ver a su ex novia.

"Ellos tenían una relación bastante tóxica. Se habían separado en febrero pero él quiso viajar para volver a verla. Ese día habíamos discutido justamente por este tema. Fue ella la que nos avisó que Facu nunca había llegado", contó.

"Él ha estado enojado conmigo, pero nunca pasó más de 10 días sin hablarme. Sus amigos dicen que no se comunicó con nadie. Tampoco ingresó a ninguna red social desde ese día”, amplió Castro.

En esa línea, la madre no cree “que esté escondido ni haciendo una broma” porque “no es de hacer esas cosas". “A ninguna persona se la traga la tierra”, reforzó la mujer en medio de la desesperación.



LA DEFENSA



En tanto, el abogado Luciano Peretto que asesora a la familia también dio a conocer su posición en contacto con medios locales de Bahía Blanca y detalló los elementos que sostienen que no se trata de una “desaparición voluntaria”.

“Durante la primera parte de la desaparición se informalizó la investigación, porque se sospechaba que quizás estaba enojado, dolido y no quería tener diálogo con la madre”, destacó Peretto.

“Pero poco a poco empezó a cobrar envergadura la situación, al determinarse que tampoco tuvo contacto con sus amigos o familiares, con los cuales nunca dejaba de estar relacionado”, señaló el letrado.

Párrafo seguido coincidió, en diálogo con el programa Panorama LU2, con lo dicho por la madre de que “en otras ocasiones se había retirado de la casa, pero esa situación nunca duraba más de 10 o 15 días”.

“Valoramos mucho el trabajo que ha llevado adelante la ayudantía fiscal de Villarino, tenemos diálogo y acceso a la causa, pero creemos que hay un montón de circunstancias que escapan al marco de acción de esa dependencia”, reconoció.

“Estamos en una situación en que la desaparición de Facundo no nos parece una cuestión que amerite una investigación bajo esa carátula, sino empinarla hacia otros recursos que puedan dar con lo que pasó ese día que desapareció de todos lados”, argumentó.






Más imágenes de los rastrillajes en Pedro Luro.


Por eso Peretto marcó que “hay incongruencias y contradicciones que nos llevan a plantear o pedir otro escenario de acción”, en sintonía con lo que advirtió la CPM y otros organismo de Derechos Humanos de la región.

“Patrocino a una madre que está absolutamente convencida de que la desaparición de Facundo no es una cuestión que tenga que ver con un enojo. Sostiene que no se está ausentando de manera voluntaria”, abundó.



LA CAUSA EN LA JUSTICIA FEDERAL



Según trascendió, el fiscal Martínez pidió informes a la fiscalía provincial, de los que surgirían los testimonios de esas personas que aparentemente vieron con vida a Facundo en Bahía y en la ruta, en distintas circunstancias.

Por su parte, el Ministerio de Seguridad bonaerense, a cargo de Sergio Berni, publicó el alerta por la búsqueda del joven y dio intervención a la Policía Federal.







También la cartera de Seguridad solicitó a la Unidad Fiscal Federal Especializada en Ciberdelincuencia (UFECI), que realice un informe de geolocalización, para tratar de determinar las últimas conexiones al celular y redes sociales del joven.

Por el momento, el teléfono de Facundo se declara apagado desde el 30 de abril, día en que no se supo más nada de él. “La causa de la fiscalía provincial está bien trabajada, tiene como 300 fojas", señaló el fiscal federal Martínez.

Asimismo, en el marco de las medidas probatorias que dispuso la Justicia también se incluyen rastreos de distintas cámaras de seguridad, tanto públicas como privadas.



PARA COLABORAR



De acuerdo a lo informado, Facundo Castro mide 1.60 metros, es de contextura delgada, tez trigueña, pelo corto y oscuro, y ojos marrones.

Al momento de su desaparición vestía un pantalón de joggin negro, campera deportiva negra, zapatillas azules y una mochila azul con letras blancas.

Cualquier información puede comunicarse al 911 o a la comisaría de Pedro Luro: 2928-420120.

(Diputados Bonaerenses)
Escuchá la Programación de la radio: