Buscar este blog

Número de visitas

Triers Hotel

3 de junio de 2020

Kicillof volvió a poner sobre la mesa el pedido para declarar a Buenos Aires como provincia petrolera



Ante la mirada del presidente Alberto Fernández, el gobernador Axel Kicillof volvió a poner sobre la mesa las intenciones de su provincia, Buenos Aires, de ser admitida en el selecto grupo de las 10 provincias productoras de petróleo, que perciben regalías en dólares.
Kicillof había adelantado esa intención durante la apertura de sesiones legislativas, el 2 de marzo de este año. “El petróleo crudo se produce en diez provincias de la Argentina, pero el 80% del petróleo se destila en la provincia, sale por los puertos lo que se exporta y es necesario encontrar un papel. Buenos Aires es socia del desarrollo de Vaca Muerta”, expresó entonces.

Hoy insistió con el reclamo. Fue durante la inauguración de la primera planta de producción de diésel premium del país, ubicada en el partido de Campana, que permitirá el autoabastecimiento nacional. “Hoy tenemos la posibilidad, en plena pandemia, de inaugurar una planta que va a representar un salto más en la capacidad productiva de Argentina”, aseguró el Gobernador.

“Esta planta cierra el ciclo, convierte la materia prima en el último eslabón de la cadena de elaboración del producto”, remarcó, agregó, tras lo cual recordó el recorrido que llevó a la inauguración de hoy.

La planta, dijo, “permite generar riqueza en la provincia de Buenos Aires y en la Argentina que es el objetivo que tenemos, el país debe aspirar a la capacidad de transformar, manufacturar, producir y agregar valor sobre la enorme riqueza natural que dispone”, indicó y agregó: “Queremos ser una provincia petrolera que aporte a la industrialización de la Argentina”.



Actualmente, la Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos, OFEPHI, está compuesta por Chubut, Formosa, Jujuy, La Pampa, Mendoza, Neuquén, Rio Negro, Salta, Santa Cruz y Tierra del Fuego, que tienen yacimientos de petróleo y gas, a diferencia de Buenos Aires. Esto no es un obstáculo para los planes de Kicillof.

Es que Buenos Aires tiene la gran mayoría de las refinerías del país. En Ensenada, Bahía Blanca, Dock Sud y Campana, que mejorará sus prestaciones notablemente a partir de la inauguración de hoy.

La organización a la que quiere ingresar Buenos Aires mostró un importante freno en los últimos años pero resurgió en 2019, en parte por las gestiones de Kicillof. En 2020 dio el primer paso para unirse: se mostró con el gobernador de Neuquén, aunque por entonces no dejó trascender sus verdaderos motivos.

Una vez que los blanqueó sus intenciones, recibió una dura respuesta de Neuquén. El ministro de Producción de esa provincia, Facundo López Raggi, no ahorró ironías: “si la Provincia de Buenos Aires es petrolera, nuestra provincia de Neuquén tendrá que ser sojera... no hay campo sin energía, no?”
Detalles de la obra

La obra inaugurada hoy requirió una inversión de más de 1500 millones de dólares y logró incrementar en un 60% su capacidad de producción de gasoil y 50% de naftas, además de mejorar su calidad.

Se trata de la inversión más grande en el sector de refinación en la Argentina de los últimos 30 años. Para producir combustibles más limpios, reduciendo en 99% las emisiones de dióxido de azufre de la planta.

También se incorporó una nueva sala de control totalmente equipada con última tecnología, una nueva unidad de coqueo, una planta de tratamiento de efluentes líquidos y otra de producción de hidrógeno.

(Infocielo)
Escuchá la Programación de la radio: