Buscar este blog

Número de visitas

Triers Hotel

11 de abril de 2020

“Tras la pandemia deberemos discutir el verdadero rol de organismos de ciencia y técnica como el INTA”


Mario Romero, secretario general de Apinta.


“La emergencia sanitaria nos deja algo sobre lo cual en el INTA ya veníamos trabajando: estar en el territorio con todos los actores: municipios, universidades, instituciones y productores. Ahora lo estamos haciendo. Habrá que profundizarlo”.Guillermo D. Rueda / grueda@lanueva.com

Lo dijo Mario Romero, secretario general de la Asociación del Personal del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Apinta), en diálogo con La Nueva.

“Es una de las grandes enseñanzas que nos está dejando la pandemia, en el sentido de que no se puede trabajar en forma individual, sino que se debe hacer de manera colectiva”, agregó.

“Además, se pone de manifiesto que organismos como el INTA, más allá de que en los últimos años vio vapuleada su infraestructura, están en condiciones de dar respuestas inmediatas en el territorio sobre lo que necesitan el productor, el municipio y el ministerio de Agricultura de la Nación”, indicó.


“Estamos a disposición y trabajando en plena cuarentena. Por eso hay que destacar lo que están haciendo las trabajadoras y los trabajadores del INTA”, dijo.

Romero también habló de la pospandemia.

“Vendrá entonces el momento de discutir el fortalecimiento del Estado y de los organismos de ciencia y técnica, como el INTA, pero en forma real, con el presupuesto y la infraestructura que necesitan”, definió.


Trabajo de extensión del prohuerta en Pedro Luro, a cargo de Martín Barrera (INTA Ascasubi).

“Esto lo veníamos hablando con el movimiento obrero; es decir, respecto de cómo encarar las tareas. Seguramente, el trabajo remoto en estos sectores se dará en forma más rápida respecto de cómo lo veníamos visualizando. Creíamos que sería para no antes de 6 años, pero está a la vuelta de la esquina. Esta crisis ha acelerado los procesos”, aseguró.

Romero sostuvo que, hoy, el INTA responde a la altura de las circunstancias.

“Estamos con la agricultura familiar mano a mano; con el prohuerta se reparten las semillas de otoño-invierno y en los centros multiplicadores se siguen generando pollitos para ser entregados en sectores más necesitados”, contó.


El extensionista Andrés Grand, en un alto del control de pasturas implantadas.

“El trabajo del INTA es esencial y no se detiene, ya que muchos están ligados al plan Argentina contra el Hambre”, aseguró.

“La extensión funciona en salas virtuales y en las redes, pero también en el campo en otros temas de esta coyuntura”, comentó.

“Por ejemplo, en sitios como en la meseta del Chubut los extensionistas ayudan, desde su casa con una computadora, a los productores para cargar los datos en la Anses y que puedan cobrar los 10.000 pesos que otorga el Gobierno. De otro modo, para ellos sería casi imposible acceder al beneficio”, explicó.


Siembra de pasturas perennes, en Algarrobo, a cargo de Juan Pablo Vasicek, este martes.

También se realizan el mantenimiento de los animales y las observaciones meteorológicas diarias, entre otras tareas de campo esenciales para la producción.

“En algunos casos hay que pedirles que se quedan en la casa, pero se presentan igual para colaborar. En agricultura familiar, por caso, manejan camionetas para el traslado de lo que hacen los productores, y compran los municipios, ya que no siempre tienen la forma de llevarlos. En esa logística también está el INTA junto a los municipios”, afirmó.

Los protocolos de higiene para los trabajadores del INTA también ocupa a Romero.


Guardia en el Laboratorio de Análisis de Semillas, también del INTA Ascasubi, a cargo de Omar Reinoso.

“Al principio se hizo una tarea de capacitación y, hoy, todos tienen acceso a los elementos de protección personal”, afirmó.

"Es más, en alguna experimental se generó un kit para quienes manejan las camionetas. Se trata de una bolsa con barbijos, guantes, alcohol en gel, algodón, alcohol fino y un protocolo sobre cómo hay que trasladar las verduras de agricultura familiar y de prohuerta, más la autorización de manejo. Eso lo armó la gente de Seguridad e Higiene de Santa Fe”, contó.
Laboratorios frente al coronavirus

Romero dijo que existen ocho laboratorios del INTA, en todo el país, dentro de la red del (Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud) Malbrán y preparados para actuar en caso de que la pandemia se extienda.

“Por ahora no hay análisis, pero están listos”, aclaró.

Algunos de los laboratorios se encuentran en Salta, Córdoba, Bariloche y Castelar. En el caso de que el sistema de salud pública lo requiera están disponibles para realizar análisis por PCR en tiempo real, técnica utilizada en la Argentina y recomendada por la Organización Mundial de la Salud. Asimismo, una decena de científicos calificados se capacitaron de manera virtual con el ANLIS-Malbrán y la Organización Panamericana de la Salud.

“La nueva conducción del INTA se ha puesto a la cabeza de esto”, dijo.


Romero, junto a Luis Basterra, el ministro de AGyP.

“Con Susana Mirassou (titular del INTA) nos conocemos desde siempre porque está en el organismo desde hace mucho tiempo. Es afiliada a nuestro gremio y tenemos un buen diálogo. Eso ayuda”, aseguró Romero.

“El ministro (de AGyP, Luis) Basterra tiene al INTA como un organismo que le da soluciones y no le genera problemas. A él lo conocemos de otras gestiones. Incluso, siempre nos dio una mano cuando fue presidente de la Comisión de Agricultura de la Cámara de Diputados de la Nación”, comentó Romero.

La Nueva
Escuchá la Programación de la radio: