Buscar este blog

Número de visitas

Triers Hotel

6 de marzo de 2020

Provincia: el nuevo Consejo de la Magistratura


El regreso del peronismo al comando de la Provincia significó volver a modificar la composición de todos los organismos estatales. Entre ellos, por supuesto, está el Consejo de la Magistratura, uno de los más importantes en cuanto a poder político. ¿Por qué? Porque cumple la función de designar a los funcionarios del Poder Judicial. En otras palabras, tiene en sus manos la llave para determinar quién entra y quién no a la justicia.

Para garantizar la transparencia de tales objetivos, y que éstos no estén contaminados por operaciones de distintos tipos, el Consejo de la Magistratura está compuesto por representantes de los tres poderes del Estado: Ejecutivo, Legislativo y Judicial (éste último cuenta tanto con jueces de distintas instancias, como con abogados).

En este contexto, días atrás, el gobernador Axel Kicillof designó a los nuevos funcionarios en representación del Ejecutivo. De los cuatro consejeros titulares, tres responden directamente al mandatario bonaerense. Se trata de Esteban Taglianetti, subsecretario Legal y Técnico, es decir, quien firma todos los actos administrativos del Gobernador; Federico Thea, secretario General de Gobierno, de la mesa chica de Kicillof; y Mauro Benente, con quien el mandatario provincial trabaja desde hace varios años.

La cuarta silla, en tanto, fue reservada para Julio Alak, actual ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Provincia, donde desembarcó a pedido de Cristina Kirchner. Claro, el exintendente de La Plata desempeñó el mismo cargo en Nación durante el último mandato de la ahora vicepresidenta.

En cuanto a los consejeros suplentes, el panorama es distinto. Tanto Carlos Pellegrini como Inti Pérez Aznar actualmente cumplen funciones bajo la órbita del ministro de Justicia, al que responden políticamente. Gustavo Dutto, en tanto, es la mano derecha de la vicegobernadora Verónica Magario, de quien fue secretario de Gobierno en la Municipalidad de La Matanza. La última vacante, por caso, fue para Noelia Fernández, del ala kicillofista, recientemente designada en el ministerio de Producción, Ciencia e Innovación Tecnológica, liderado por Augusto Costa.

Pero la llegada del kirchnerismo a territorio bonaerense supone, además, una nueva negociación que el Frente de Todos deberá emprender con su principal opositor, Juntos por el Cambio. Es que hasta diciembre de 2019, en representación del Poder Legislativo, integró el Consejo de la Magistratura el senador Dalton Jáuregui, una de las espadas que tenía el exjefe de Gabinete, Federico Salvai, en la Cámara alta provincial. En el marco de un acuerdo político interno, el legislador pidió licencia por dos años y fue reemplazado por Lucrecia Egger, de la localidad de Azul. Ahora, esa silla en el Consejo continúa libre y desde ambos espacios políticos ya adelantaron sus intenciones de ocuparla.

En los últimos cuatro años, de los tres consejeros titulares, dos pertenecían a Juntos por el Cambio y uno al Frente de Todos. Con el cambio de gobierno, desde el oficialismo esperan que sea a la inversa; dos del peronismo y uno de la oposición. En este escenario, por el macrismo sólo quedaría Roberto Costa (presidente del bloque de JxC en el Senado); mientras que del otro lado de la grieta continuaría por dos años más Gustavo Soos, quien responde al intendente de Merlo, Gustavo Menéndez.

Por Diputados, en tanto, quedaron vacantes cuatro lugares (dos titulares y dos suplentes) luego de que se les venciera el mandato a los legisladores en 2019. Se trata de Lucía Portos, Lisandro Bonelli, Mauricio Barrientos y Ramiro Gutiérrez. El lugar que ocupa Walter Carusso, por su parte, vence el próximo mes de abril.

Según pudo saber La Tecla, en la pelea por esas sillas tendrá una directa influencia el desarrollo de las negociaciones por el reparto de comisiones, sobre todo las de Presupuesto, Asuntos Constitucionales y Legislación General; las de mayor peso político.

La idea de Frente de Todos es quedarse con cuatro consejeros: dos por Senado y dos por Diputados. El inconveniente es que en la Cámara alta el oficialismo no tiene los votos y, probablemente, deba ceder espacios que no pensaba.

(La Tecla)
Escuchá la Programación de la radio: