Buscar este blog

Número de visitas

Triers Hotel

5 de marzo de 2020

Objetivo Vaca Muerta


Por más de una hora y media, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, dio su primer discurso de apertura de sesiones ordinarias de la Legislatura. Casi sobre el final de la ponencia ante legisladores, funcionarios e intendentes, dio a conocer uno de los probables avances de la gestión en el corto plazo: convertir a Buenos Aires en una provincia petrolera.

“Todavía no es seguro, pero se los adelanto. Hemos solicitado a varias provincias que consideren la posibilidad de convertir a Buenos Aires también en una provincia petrolera”, lanzó Kicillof y sacudió al mundillo empresarial, productivo y político.

El mandatario se refirió principalmente al petróleo pero no escondió a la gallina de los huevos de oro, Vaca Muerta. “El petróleo crudo se produce en 10 provincias de la Argentina, muchas de ellas en la Patagonia, está Vaca Muerta”, reconoció y desde allí avanzó: “El 80% del petróleo que se produce se destila en la Provincia, no se carga petróleo crudo en los autos. Sale por los puertos de Provincia lo que se exporta, entra lo que se importa. Es necesario encontrar un papel porque Vaca Muerta es una oportunidad en la cuestión de la infraestructura y también en la cuestión industrial”.

Claro, en caso que las diez provincias petroleras (Tierra del Fuego, Neuquén, Río Negro, Santa Cruz, Chubut, La Pampa, Mendoza, Formosa, Jujuy y Salta) acepten la inclusión de Buenos Aires en la Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos (Ofephi), la oportunidad será mucho más que de infraestructura e industrial.

El impacto económico y la posibilidad de quedarse con un reparto de la torta de Vaca Muerta aparecen como el principal motor del posicionamiento del gobierno bonaerense. En el medio de la crisis que afronta las arcas estatales que lo llevaron, por ejemplo, a demorar el pago de la cláusula gatillo de febrero a los docentes, más los vencimientos de deuda que debe afrontar la administración AK, arroja un escenario complejo en materia financiera.

El anuncio del Gobernador bonaerense ocurrió el mismo día que su par de Neuquén, Omar Gutiérrez, dio a conocer el desembarco de inversiones por el orden de 200 mil millones de dólares para Vaca Muerta. “Una burbuja en la crisis”, es la manera en que describen los especialistas al pozo que es uno de los más significativos del planeta.

La estrategia de la Provincia apuesta a dos frentes, económico y político. Por un lado, el más ambicioso, ingresar a "la burbuja" para mejorar su posicionamiento económico. La situación no será sencilla. Los dichos de Kicillof ya generaron el rechazo de Gutiérrez, que tiene más que relevancia política a la hora de debatir alrededor de Vaca Muerta. En ese sentido, el as bajo la manga para la Provincia es la negociación entre dirigentes y consensuar recursos olvidados, como el Fondo del Conurbano, para la Provincia y la actualización de la coparticipación. Por caso, ya cuenta con el apoyo del presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, en el debate por dichos montos.

Desde el gobierno provincial sostienen que el posicionamiento del Gobernador está alejado de apuntar a generar nuevos dividendos sino que apuesta a generar una decisión política a nivel nacional.

“Queremos discutir cual va a ser la política energética en el país y la provincia tiene mucho que aportar. No solo por el consumo, sino que dentro de la cadena de valor tenemos la refinería, la petroquímica”, detalló a LaTecla.info el subsecretario de Energía, Gastón Ghioni. De esa manera, señaló que hay que decidir “si vamos a ir por el lado de una industria de extracción o si vamos por un proyecto de dotar de valor agregado a la materia prima, que es el proyecto de Vaca Muerta. Esa es la discusión que queremos dar cuando hablamos de cuál es el proyecto petrolero de la Argentina”.

“La Provincia tiene mucho para dar en el sentido de tenemos el 70 por ciento de capacidad de refinación del país. Es aportar a generar valor, no solo la discusión petrolera”, abundó y aclaró: “no es una discusión que le compete solo a la Provincia. Este proyecto es de industrialización, la Provincia por su tradición industrial tiene un montón de sectores que podrían ser proveedores de servicios, de innovación tecnológica, demás. Es algo federal, no le compete solo a la Provincia”.

Kicillof, en la apertura de sesiones, lanzó la piedra. Ahora, espera las repercusiones de una jugada ambiciosa para la gestión bonaerense.

LAS REFINERIAS Y EL "SILICON VALLEY"

El territorio bonaerense cuenta con el 70 por ciento de la refinación del petroleo. Así lo informó el mismo gobierno de Axel Kicillof. Dicha cifra se produce en las refinerías de Campana, Bahía Blanca, Ensenada - Berisso, y Avellaneda (Dock Sud). Conforme al último estudio de producción realizado, las cuatro refinerías productivas que tiene la Provincia tienen la capacidad de producir el orden de 500 mil barriles por día.

En línea con el planteo provincial, de dotar de valor agregado a la producción primaria, ingresa en el esquema la planta de Y-TEC que en los últimos años fue destacada como el "Silicon Valley argentino". La planta forma parte de la estructura de la refinería Ensenada - Berisso, fue creada en el gobierno de Cristina Fernández para sumar nuevas tecnologías a los recursos naturales surgidos desde Vaca Muerta. El objetivo de Y-TEC es justamente dotar de valor agregado al crudo a través de la investigación y el desarrollo.




(La Tecla)
Escuchá la Programación de la radio: