Buscar este blog

Número de visitas

Triers Hotel

7 de marzo de 2020

Miel: la mejor campaña en diez años




La Pampa participa con el 10% de la producción de miel de Argentina y se estima que la cantidad de productores han comenzado nuevamente a crecer. Todo parece encaminado para llegar a la mejor campaña de la última década.

JUAN JOSE REYES

La Pampa mostró mejoras en la campaña apícola 2019/20, si bien los números finales se conocerán recién a fines de mayo. Mejores rindes, aunque lejos de los récords de dos décadas atrás. No hubo registros pluviométricos significativos pero fue aceptable la floración en primavera. Se destacaron tanto General Pico como Intendente Alvear en el cuadrángulo noreste, junto a Doblas, Toay y Ataliva Roca en la zona centro sur. El propio Ministerio de la Producción estimó una cifra de 6,1 mil toneladas con 350 productores apícolas y 180 mil colmenas. Representa 10,5% de la producción del país, estimada en 60 mil toneladas a un precio promedio externo (febrero) de U$S 2,32 el litro, generando ingresos a la provincia de U$S 14 millones.

Rica historia

La Pampa tiene una historia muy rica en producción apícola, ya que en 1990 se declaró la actividad por ley (1210/90) de interés provincial. Ya en 2001 tuvo 1.219 productores (71% en la estepa y el 29% en el caldenal) exportando el 17% del país con 12 toneladas por año. A partir de ahí la caída por sequías y expansión de la frontera agropecuaria fue incesante.

Una década después, en 2011, había 636 criadores de abejas con una producción de 4.500 toneladas de miel.

En el último bienio, el freno a la expansión de soja y maíz en favor de la ganadería fue clave en la apicultura provincial por el menor impacto de los agroquímicos que provocaba que miles de colmenas migraran a lugares distantes. Los datos finales de la presente campaña recién se conocerán en mayo, pero se estima una vuelta al crecimiento en un país como Argentina, que es el segundo exportador mundial.

Para la organización benéfica ambiental internacional Earthwatch Institute, la abeja es el animal más importante del planeta. Es responsable del 70% de la agricultura, debido a que la polinización permite que las plantas se reproduzcan además de restaurar los nutrientes del suelo con sistemas de compostaje natural, pero lamentablemente está incluida en la «Lista Roja» de las especies amenazadas.

Cluster comercial pampeano

La Pampa, además de ser una zona de producción e históricamente una zona de transición (muchos sacan la miel aquí y la extraen en otras provincias), tiene un Plan de Activación Apícola. Este programa, planteado entre 2015 y 2020, logró en buena parte cerrar el ciclo productivo dentro de la provincia y que la producción quede aquí.

Fue un arduo trabajo del centro de comercialización en el Parque Apícola norteño junto a la Facultad de Veterinarias y el Laboratorio de Calidad, donde se armó un clúster comercial para reunir a todos los actores de la cadena abriendo nuevos mercados, pero con la mochila de los precios por el sótano, sequías recurrentes o inundaciones y cada vez menos predios apícolas aptos.

La miel es un producto que puede guardarse hasta dos años en tambores, y por supuesto quien tenga mayor respaldo económico puede soportar y esperar mejores precios. Pero la mayoría la tiene que vender enseguida para solventar sus ingentes costos. Los exportadores son pocos y eso hace que el precio de la miel sea fácil de manejar por los monopolios.

Datos oficiales de La Pampa dan cuenta que en 15 años se redujo la cantidad de productores locales cuatro veces, pasando de 1.219 a 350 en la actualidad. Si bien la cantidad de apicultores se derrumbó al igual que la cantidad de colmenas, la campaña actual tiene un norte auspicioso.

Entre los distintos eslabones que constituyen a la cadena apícola, el BLP y el Ministerio de la Producción siguen siendo la principal fuente de financiamiento de los activos fijos de los productores apícolas (colmenas, carros, vehículos, equipos de extracción, etcétera) y también capital de trabajo (insumos para la alimentación, productos veterinarios, gastos de traslados de apiarios, etcétera), para quienes tienen además salas extractoras e industrializados de miel.

Oro líquido

La cosecha ya se la estima entre los 34 a 37 kilos por colmena al culminar la campaña. En el norte el ciclo mielífero registra buenos rindes aunque más del 60% sale de nuestras fronteras y en lo que va del año esto no ha mejorado. Pero desde el punto de vista productivo, cierto es que la temperatura ideal de fin de año y la buena humedad por las lluvias de enero y febrero fueron halagüeñas.

La miel multiflora que se cosecha en el cuadrángulo noreste (General Pico, Quemú Quemú, Intendente Alvear, Ceballos y Bernardo Larroudé) verificaron rindes de hasta 40,5 kilogramos por colmena. Si bien no todo es humedad y floración, pues también incide el manejo de los apiarios, todo parece encaminar a la mejor campaña de la última década.

Argentina es el segundo proveedor mundial de miel y el tercero en producción con 60 toneladas por año según el último informe de la FAO. El 90% de la producción nacional se exporta a Estados Unidos, la Unión Europea y Japón. La actividad de la apicultura genera una gran cantidad de puestos de trabajo en el país, donde se manejan tres millones de colmenas, siendo la mayor cantidad entre los países del hemisferio sur.

Participación

La Pampa participa con el 10% de la producción de miel de Argentina y se estima que la cantidad de productores han comenzado nuevamente a crecer. Hoy la actividad apícola aquí tiene a alrededor de 350 apicultores, con 180.000 colmenas y una producción de alrededor de las 6 mil toneladas, lo cual genera un ingreso de divisas a la provincia de casi 14 millones de dólares.

Pero, La Pampa tiene una ventaja: provee una miel totalmente natural, sin ningún aditivo, es miel libre de contaminación porque en el monte no hay cultivo intensivo, no se utilizan fertilizantes, ni agroquímicos, ni pesticidas.

A partir del último relevamiento en febrero de 2020 del equipo de INTA-Proapi y la Coordinación de Apicultura de la Dirección Nacional de Alimentos y Bebidas, se presentó la información respecto de los precios de la miel pagados al productor pampeano, cercano a los 2,32 dólares el kilo.

Visita inesperada

A mediados del segundo mes del año, La Pampa tuvo una inesperada visita: una delegación europea, de la que participó el titular de la Asociación Pirenaico (natural de los Pirineos) de apicultores recorrió buena parte de los apiarios del norte provincial y allí «destacaron la alta calidad de las mieles pampeanas» y la posibilidad de recibir las reinas tres meses adelantados por la inversión de los climas en ambas zonas. No solo apuntaron a los apiarios en general sino también a las modernas instalaciones, distintos modos de trabajo y básicamente a la de la trazabilidad.

En ese encuentro estuvo Ricardo Moralejo y el responsable del Área Apícola de la Universidad Nacional de La Pampa (UNLPam) Tomás Bragulat, que fueron los anfitriones, al igual que diversos técnicos de la Facultad de Veterinaria. Quedó claro allí que La Pampa tiene una gran producción de miel (10%) del segundo exportador mundial, y que el Estado provincial ha puesto a disposición el Parque Apícola de General Pico y la posibilidad de que en un futuro no muy lejano la Zona Franca, en General Pico, que sirve a todas las localidades para facilitar la exportación, sea el punto de despegue de una actividad productiva agroalimentaria que hace 15 años fue la tercera en poderío después de la agrícola y la ganadera.

Allí hay un Centro de Acopio y de Comercialización de Miel con los estándares internacionales para la venta de los productos apícolas en una provincia que proveerá de genética para la exportación de más de 5.000 abejas reinas a Europa, según lo expresaron los propios titulares de la Asociación Pirenaica de Francia (Unión Pyrénées Miel).
Escuchá la Programación de la radio: