Triers Hotel

17 de diciembre de 2019

Se suicidó un cura acusado de abusar a menores de edad




En la noche de ayer lunes, cerca de las 22, hallaron muerto al padre Eduardo Lorenzo, quien estaba acusado de abusar sexualmente de varios menores de edad. Según publica el diario El Día, el hecho ocurrió en la sede de Cáritas en la ciudad de La Plata donde vivía tras haber solicitado licencia como párroco en la iglesia de Gonnet. Allí el cura decidió quitarse la vida.

Fue en la misma jornada en la que conoció que la justicia penal de la capital privincial había ordenado su detención, acusado de abusar sexualmente de al menos cinco adolescentes que concurrían a su parroquia, aunque la medida no se haría efectiva en lo inmediato por un recurso de eximición de prisión presentado por su defensa.

Lorenzo, ex capellán del Servicio Penitenciario bonaerense, gozaba actualmente de una licencia y estaba alojado en una dependencia de Cáritas, apartado del contacto con adolescentes, tal como lo había dispuesto el Arzobispado de La Plata.

El sacerdote estaba acusado de corrupción de menores y abuso sexual de al menos cinco adolescentes entre 1990 y el 2008, en una causa que llevaba adelante la fiscal de La Plata, Ana Medina, quien había solicitado la detención del cura a la jueza de Garantias platense, Marcela Garmendia.

La defensa del cura había pedido la eximición de prisión del sacerdote, por lo que Garmendia debió resolver ambos planteos, y tras rechazar la eximición de prisión del sacerdote, ordenó su detención.

Fuentes judiciales explicaban por esas horas que “al no estar firme la denegatoria del pedido de eximición de prisión, ya que aún queda al sacerdote la instancia de ir a la Cámara Penal con ese planteo, la orden de detención no se efectiviza”.

Los cinco hombres que brindaron testimonio ante la fiscal Medina relataron, con mucha angustia a pesar del tiempo transcurrido, una similar metodología de parte de Lorenzo para perpetrar los abusos.

El cura se mostraba muy amistoso con los adolescentes de entre 13 y 15 años que concurrían a la Iglesia San José Obrero de Berisso y a la Parroquia Inmaculada Madre de Dios de Gonnet.

El último hombre que se presentó en la fiscalía, semanas atrás, recordó que Lorenzo “me pedía que le hiciera masajes en los pies, o en la espalda, en su cama grande y comenzaba a refregarse contra mí”.

El sacerdote había sido sometido también, semanas atrás, a pericias psicológicas en la Asesoría Pericial de La Plata, cuyos peritos concluyeron que Lorenzo “posee una personalidad con características de manipulación, elevado autocentramiento y egocentrismo, con escasa autocrítica y autobservación impregnada de rasgos nacisísticos”.

Acorralado por la situación, pese a que siempre calificó a sus denunciantes de mendaces y a todos los hechos que se le adjudicaban como inexistentes, anoche decidió poner fin a su vida disparándose con un arma de fuego en pleno centro de La Plata.

La Brújula 24
Escuchá la Programación de la radio: