24 de noviembre de 2019

Ciberdelito: Crecen las denuncias por pornovenganza y la provincia lidera el ránking



El primero que tuvo la idea de fotografiar y grabar la intimidad de la pareja fue él. Lo hizo usando un celular al que ella no podía acceder. Cuando, ocho meses más tarde, la relación entró en crisis, las imágenes, en su momento consentidas por los dos, se convirtieron en un motivo de conflicto.

Ella le pidió que deje la casa que compartían; su casa. El comenzó a amenazarla: si lo dejaba divulgaba las fotos y los videos a través de las redes sociales para que todos las vean. Ella cortó la relación. Y las fotos se viralizaron en las redes. Ella estuvo días sin salir de su casa.

Le pidió que bajara las fotos de Internet, pero él se negó. Había consumado la tan anunciada pornovenganza. La historia corresponde al testimonio de Paula Verónica Sánchez Frega, una mujer de 29 años que es la primera en llevar a juicio un caso de pornovenganza.

El juicio comenzó a desarrollarse esta semana en La Rioja y el testimonio de la mujer se escuchó en la primera audiencia, mientras su ex pareja y acusado en la causa, el tatuador Patricio Pioli (36), se negó a declarar. Con todo, los cargos que enfrenta Pioli son los de coacción.

La pornovenganza está contemplada en el nuevo Código Penal, pero comenzará a sancionarse a partir de 2020, cuando éste empieza a regir. Mientras tanto existe un vacío legal que hizo que la acusación sea la de “coacción”, porque Pioli difundió los videos con la intención de forzar a Sánchez Frega a seguir con él.

El caso, el primero en su tipo que se ventila en tribunales argentinos, es el emergente de un fenómeno que no para de crecer en todo el país: según los datos de la Asociación Argentina de Lucha Contra el Cibercrimen (AALCC), una ONG que contiene a las víctimas a través de un gabinete psicológico y también organiza talleres de capacitación en la materia para fuerzas de seguridad, en los últimos dos años se incrementó el número de denuncias que se reciben por pornovenganza y por sextorsión, repectivamente, un 20 y un 35%.

Diego Migliorisi, vicepresidente de esa entidad, indicó que entre agosto de 2018 y el mismo mes de 2019 recibieron 650 denuncias por pornovenganza y 3.500 por sextorsión.

“Mientras en el primer caso la mayoría de las denunciantes son mujeres de entre 19 y 40 años y los victimarios sus ex parejas, en el segundo caso suelen ser hombres y los victimarios desconocidos, generalmente pertenecientes a organizaciones que se dedican a extorsionar a personas en la red”, dijo Migliorisi, quien destaca que tanto la pornovenganza como la sextorsión son delitos “que han crecido enormemente”.

En contraposición, otros delitos informáticos ya están contemplados específicamente por la ley, entre ellos el grooming, la distribución y producción de pornografía infantil, la interceptación de comunicaciones electrónicas y el daño informático.

En ese marco, el primer juicio por un caso de pornovenganza en La Rioja despierta expectativas, sobre todo ante el crecimiento del número de casos denunciados. La principal es la que menciona Paula Verónica Sánche Frega: “espero que la justicia dicte un fallo ejemplar. Y siente un precedente”, dijo.

Fuente: El Día.

https://www.labrujula24.com/
Escuchá la Programación de la radio: dth='640'/>