25 de octubre de 2019

Puso a la venta un riñón para pagar una deuda: "Estoy desesperada"




Ayelén Cervin hizo una publicación en Facebook que sorprendió hasta a sus amigos y familiares. “Buenas tardes. Me encuentro en una situación desesperante. No conseguimos trabajo ni mi marido ni yo y tenemos una deuda importante que cubrir antes de que pase a mayores en estos días. Motivo por el cual he decidido vender un riñón. El que nos conoce, sabe que hacemos miles de cosas para vender, pero con eso solo nos alcanza para cubrir los gastos diarios de nuestra familia y del alquiler del departamento donde vivimos”.

La mujer es oriunda de Fernández Oro, Río Negro, y compartió su pedido durante la tarde del miércoles. “Sé que la venta de órganos es ilegal y más de uno me va a juzgar por esta actitud, pero realmente no encuentro otra solución. ¡Estoy desesperada!”, redactó en el final de su mensaje, el cual rápidamente se viralizó y ocasionó que su situación no sólo sea conocida en su provincia sino también en el resto del país.

Ayelén agradeció a quienes compartieron el posteo y también a quienes, de manera genuina, se acercaron para brindarle ayuda en un contexto que ella calificó como “angustiante y preocupante". “El teléfono no para de sonar, pero hasta ahora no tuve ninguna oferta laboral concreta. Yo no pido que me perdonen la deuda, sólo que Martín (su marido) y yo podamos conseguir un empleo que nos dé estabilidad y nos permita cancelar el monto que debemos”, agregó.

La cifra es exacta: $300 mil producto de una deuda que se generó tras un mal negocio efectuado entre marzo y agosto de este año. Se trató de una panadería, “Abuela María Isabel”, la cual abrió junto a su marido en la ciudad de Cipolletti, en la que debió bajar las persianas tras cuatro meses y medio en donde ni quisiera alcanzó a pagar todos los alquileres.

“Conseguimos un crédito y con eso abrimos el negocio. La situación no ayudó y la crisis nos perjudicó. Llegamos a deber un mes y medio de alquiler junto a los gastos comunes de cualquier establecimiento y decidimos cerrar para no seguir acumulando deudas. Entramos en un plan de 12 de cuotas para pagar el total y no pudimos abonar la segunda, en septiembre, de $25 mil", indicó Ayelén, quien vive en un departamento junto a Martín y dos hijos de 15 y 13 años.

“Mi marido es maestro panadero pero es celíaco, entonces si está mucho tiempo en contacto con la harina le agarra alergia. Tiene registro de chofer profesional, también. Sin embargo hace dos años que estamos sin trabajo. Todas las mañanas hacemos churros y medialunas en casa y lo vendemos en la Ruta 65. Vamos a la mañana y a la tarde. Solemos ganar entre $2.000 y $2.500 por día. Lo que hacemos es separar un resto para comprar harina para el día siguiente, otro resto para la comida del día y lo demás para el alquiler y los gastos del departamento que alquilamos. No nos queda nada para afrontar la deuda”, relató Ayelén.

Ayelén sabe que la venta de órganos es ilegal, tal como se expresa en la Ley 26.066. “Todos me lo dijeron y no me interesa. Estuve buscando y sé que un riñón sale $2 millones. A mí no me interesa tener esa plata, sólo que me paguen lo suficiente para terminar con esta deuda. Ayer me escribió una chica, me dijo que necesitaba un riñón y me preguntó a cuánto lo vendía. Fue la única persona que se contactó. Tengo dos garantías detrás de ella: una de un vecino y otra de un amigo. Si yo no pago van a ejecutar las garantías y ellos no tienen por qué pagar lo que nos corresponde a nosotros”, completó Ayelén.

(Fuente: Infobae) / https://www.labrujula24.com/
Escuchá la Programación de la radio: dth='640'/>