22 de septiembre de 2019

Geriátrico de Macachín: dos asistentes denunciaron maltratos y exceso en las medicaciones



Dos mujeres, asistentes de adultos mayores, denunciaron que en el geriátrico “Casa de Ancianos Cooperativa de Macachín” hay maltratos y exceso de medicación a los internados. También denunciaron que sufrieron maltrato laboral.
Yanina Picabea (36) y Abigail Herbsommer (23) fueron echadas de la “Casa de Ancianos” cuando reclamaron por la recarga de trabajo y una mejora salarial. Además realizaron planteos sobre la medicación que le daban a los ancianos.

“Hablamos, hicimos planteos y nos echaron”, dijo Picabea. Hace 3 años trabaja en el geriátrico.

El geriátrico está a cargo de la congregación de las Hermanas Albertinas. Por el maltrato laboral apuntan a la directora, que se hace llamar “Hermana Gabriela”, aunque su nombre real es Bozena Michalak. Es polaca. Hay otras tres monjas que están a cargo y que hacen el trabajo de enfermería aunque nunca mostraron un título que acredite esa condición, según revelaron las exempleadas denunciantes. Hasta que las echaron a las dos, había 8 empleadas.

“Nosotros fuimos a pedir hablar con el presidente de la Cooperativa, Claudio Marrrón pero nos dijo que no tenía nada que ver con el geriátrico”, explicó Picabea. Las instalaciones son de la Cooperativa de Macachín que promociona el geriátrico como un servicio para la comunidad. “Esto es a costa del maltrato a las empleadas y que no se respeten nuestros derechos”, dijeron las mujeres denunciantes.

“Después que hablamos de los problemas que hay, nos mandaron un telegrama. Dice que ‘por razones de reestructuación prescindimos de vuestro servicio’, afirmó.

En la denuncia revelaron que las personas internadas son puestas bajo efectos de sedantes. “Los abuelos son puestos bajo los efectos de los sedantes para que permanezcan durmiendo más horas que las que deberían, haciendo un abuso de medicamentos , por el cual aducen que los adultos mayores reciben altas dosis de ‘Haloperidal”, “Hisperidona” y “Alplax” ya que no hay una persona responsable a cargo de la medicación, ya que es administrada por cualquier empleada”, señala en la denuncia.

Picabea y Herbsommer explicaron que las dosis de medicamentos se dejan en vaistos plásticos. “No podemos acusar a quien, pero nos damos cuenta que los aubelos están dopados”, dijeron. Esto lo comprueban cuando entran a un turno a la mañana y los ancianos están “dopados”.

Esta situación generó incidentes que están consignados en la denuncias: caídas reiteradas, personas ahogadas con su propia sangre, timbres dec las habitaciones desactivados.
“Nos tiene como asistente de adultos mayores, pero nos hacen hacer de todo. Limpiar, lavar los platos, cocinar", dijeron.

También denunciaron que a la empleada Maria de los Angeles Ponce Prost le hacen lavar todo el geriátrico sola. “Está bajo la constante amenaza de que la van a echar”, dijeron en la denuncia.
En el caso de las asistentes les imponen regímenes y cargas horarias de 12x24, cuando deberían tener jornadas de 8 horas.

“La categoría nuestra era de asistente de adultos mayores. Pero nos hacían hacer de todo: cocinar, lavar los platos”, dijo Yanina Picabea. “A veces cuando faltaba personal nos llamaban. No podíamos decir que no. Y a veces trabajábamos un día entero”, explicaron.

Escuchá la Programación de la radio: dth='640'/>