21 de septiembre de 2019

El Sagrado Corazón de Darregueira, entre los más grandes de Argentina




El Cristo de la entrada, como le dicen los habitantes, mide 9 metros y está realizado en chapa y hierro. El escultor Raúl Espínola tardó 10 meses en culminar su obra y lo hizo ad honorem.Imposible pasar desapercibido. El Cristo de la entrada, como le dicen los lugareños al Sagrado Corazón de Jesús, con de 9 metros de alto, se lleva las miradas de todos los que ingresan a Darregueira.

Está hecho en chapa de distintos espesores y hierro por lo que al sol, se destaca aún más su originalidad.

Inaugurado en 2011, ni su propio autor creyó que sería tan grande.

El escultor Raúl Espínola no había pensado en una obra con semejantes dimensiones ni de cuerpo entero, pero una cosa fue llevando a la otra y de repente se vio construyendo una estructura gigante que hoy cautiva a los visitantes y que se convirtió en una referencia para los pueblos linderos y en un símbolo de identidad local.

El padre de la parroquia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, Matías Gonzalo Pardo -procedente de la diócesis de Bahía Blanca- contó por qué este Cristo es tan especial para la comunidad y despierta tantas emociones.



“Lo que más impacta a las personas cuando llegan a Darregueira por la ruta 33, es encontrarse con semejante Cristo, una expresión de arte religioso”, dijo.

“Creo que Raúl Espínola hizo una excelente interpretación de lo que le había manifestado la hermana Alfonsa, quien fue promotora de esta iniciativa”, declaró.

“La imagen tiene tanta fuerza que cuando alguien busca a Darregueira por Internet lo primero que aparece es la escultura del Sagrado Corazón de Jesús. Identifica al pueblo y es un punto de referencia muy sentido”, dijo.

En la actualidad, la zona en la que se emplaza el Cristo es también un lugar de paseo con frondosa arboleda y un parque que permite a las familias ir a tomar unos mates y a pasar un rato agradable al aire libre.

“Cuando uno recorre algún otro pueblo de la zona, lo primero que te dicen de Darregueira es “¡Ah, sí, el pueblo donde está el Cristo ese tan grandote!’”.

“Es una obra muy sentida por todos los habitantes. Es una referencia e identifica la fe de un pueblo. En él depositamos nuestros anhelos y nuestra mirada de bondad delante de Dios” dijo el cura.

El Cristo se sostiene en una estructura de hierro que fue fabricada a pedido por una empresa metalúrgica.



Espínola, quien trabajó 10 meses en la obra -y donó su trabajo- comentó que, en cierta oportunidad, mientras culminaba la mampostería para ubicar al Cristo, frenó un auto a unos metros y bajaron dos personas, quienes resultaron ser ex combatientes de Malvinas. Emocionados, le preguntaron: “¿Te podemos abrazar?”.

El escultor no solo los abrazó sino que en ese momento sintió, más que nunca, que su trabajo estaba bien pago.

“Lo que puede generar una chapa doblada es muy especial”, dijo este artista que comunica y expresa a través de estos materiales.

La obra surgió en 2011 como una iniciativa de la hermana María Alfonsa Schiebelbein con motivo de cumplirse los 75 años de la Iglesia Nuestra Señora del Perpetuo socorro.

El inicio

En 2011 la comunidad de Darregueira se congregó para idear algún evento en honor al aniversario de la parroquia local. En esa reunión, en la que estaban presentes tanto el escultor Espínola como la hermana Alfonsa, comenzó a delinearse el proyecto de esta escultura que hoy impacta a los visitantes.

Raúl Espínola donó la mano de obra y los materiales fueron cedidos por el Colegio San Antonio.

Figura. El padre Matías Pardo destacó a la hermana Alfonsa por su inagotable esfuerzo por acercar el arte religioso a la gente. “Quiero destacar su figura porque ella está constantemente pensando en la fe del pueblo y que todas las personas tengan esa religiosidad”.

Ángel. El próximo 4 de octubre se inaugurará en la plaza principal un ángel custodio realizado por el mismo escultor del Sagrado Corazón.

Fuente: lanueva.com
Escuchá la Programación de la radio: dth='640'/>