15 de julio de 2019

Un fenómeno en Epecuén: la nieve salada llegó para quedarse


Así luce la costa de la Laguna Epecuén. Foto: Martín Andragnez.

La sal disuelta en el agua de la laguna se transforma en cristal con las heladas y es arrastrada por el viento hasta la costa. El fenómeno es una pauta de la recuperación de la laguna.
Anahí González
agonzalez@lanueva.com

Los turistas que llegan a Epecuén por estos días no hacen muñequitos de nieve, sino de sal. Se sacan selfies en la costa de la laguna, teñida de blanco, cubierta por un manto de cristales de sulfato de sodio.

Se trata de un fenómeno químico que no se dio durante más de tres décadas y que en los últimos años empezó a producirse nuevamente cuando se dan heladas consecutivas o cuando la temperatura desciende muy bruscamente, creando un paisaje original.

Gastón Partarrieu, director del Museo "Dr. Adolfo Alsina", explicó este fenómeno.

"La laguna de Epecuén es una salina húmeda, con mucha cantidad de sales disueltas. Eso la diferencia de otras salinas que están siempre secas como Salinas Grandes", comentó.

"Cuando la temperatura desciende de forma brusca, como suele suceder con las heladas a partir de junio y hasta agosto, el agua de la laguna se enfría de golpe y esa sal se precipita hacia el fondo en forma de cristales que luego son arrastrados por el oleaje y el viento hasta la costa", contó.



Así se veía la costa en 2012, cuando se produjo nuevamente el fenómeno después de más de 30 años.

Allí se acumula y permanece durante unos meses.

"A partir de agosto o setiembre el sol y las lluvias comienzan a lavar las sales y a disolverla nuevamente en el agua", dijo.

Remarcó que el origen de Epecuén es la minería de este sulfato de sodio que generó trabajo en otras décadas.



En 2016 también se pudo disfrutar de este particula espectáculo natural.

Este proceso químico no se daba hacía unos 30 años hasta que, en 2012, 2016 y días atrás, volvió a producirse fruto de que está retornando el equilibrio natural de la laguna.

"Había tanta agua dulce en la laguna por la inundación que el equilibrio se había roto por la mano del hombre. Esto es una pauta de que la laguna se está recuperando", dijo.

Por estos días, no faltan quienes se llevan bolsitas de este sulfato para colocar en las bañeras de sus casas y darse baños termales como hacían sus abuelos o como se hace hoy en los hoteles de Carhué con el agua de las lagunas que se calienta y se utiliza como agua termal.

"La gente se sorprende muchísimo al llegar a la laguna y ver la sal gruesa que parece nieve por toda la costa. Se sacan fotos y arman muñecos de sal", dijo Partarrieu.

lanueva.com
Escuchá la Programación de la radio: dth='640'/>