13 de julio de 2019

Ruta 67: en Puan no quieren que se destruya lo que termina de construirse


Damián Bou y Patricia Corral, de Tránsito de Puan.

Los operativos para controlar el peso de los camiones están a cargo de personal de Tránsito municipal y de Vialidad y de Transporte bonaerenses. El tramo hasta Pigüé se inauguró este 5 de junio.


La balanza móvil está ubicada frente al control bromatológico. / Fotos: Prensa Puan


Guillermo D. Rueda
grueda@lanueva.com

“El objetivo es la conservación de la cinta asfáltica. No hay otro. No queremos que haya que esperar 100 años para que nos construyan una ruta”.

Damián Bou, jefe de Tránsito de la comuna de Puan, se refiere a la ruta provincial 67, que se hizo a nueva en los tramos hasta Pigüé (28 kilómetros) y desde Coronel Suárez hasta la cabecera saavedrense (73 kms.), y se inauguró el último 5 de junio, con la visita del ministro de Infraestructura bonaerense, Roberto Gigante.


Por iniciativa del intendente Facundo Castelli, comenzaron a realizarse controles de pesaje de camiones con una balanza móvil de Vialidad Provincial.


En el operativo también interviene personal de la secretaría de Transporte.

“No podemos olvidarnos de que el estado de la ruta era intransitable. No se podía ir más a Pigüé; se ha llevado muchas vidas y de muchos conocidos. Para ir a Bahía Blanca lo hacíamos por detrás, por la ruta nacional 35”, agregó.

“Básicamente, lo que queremos es cuidar la ruta para que, de acá en adelante, no se nos mate nadie más”, aseguró el funcionario puanense.

El pedido del contador Castelli también estuvo relacionado con otras cuatro obras de reasfaltado y recuperación que se están terminando en el distrito, y que también están a cargo de Vialidad Provincial.



“Se trabajó en el acceso a la ciudad de Puan, por la ruta 82, desde la localidad de Azopardo, donde se produce el ingreso de camiones en una curva de 90 grados. Los camiones pasan por adentro del pueblo, ya que no hay colectora, y los que tienen peso de más arrastran todo”, sostuvo Bou.

“Hay que tener en cuenta que se realizó un levante de vías en el ingreso a Azopardo, donde también se hizo toda la curva nueva y dos alteos, entre la misma Azopardo y Bordenave, y en un bajo entre Darregueira y Bordenave, que se está terminando en este momento”, explicó.

En la ruta nacional 33, en el acceso a Pigüé, se encuentra la balanza estable de Vialidad Nacional, de allí la utilización más frecuente de esta alternativa para quienes transitan por encima del límite del peso permitido.

Si bien en los primeros controles con la balanza móvil no se detectaron irregularidades, no son pocos los camiones multados —con anterioridad, hace un año— por exceso. Varios de los sancionados llevaban carga de sal y otros iban, con chatarra, con dirección al sur del país.



Obras en el bajo Puan-Azopardo.

Por tratarse de una ruta provincial, cualquier infracción es girada a un juzgado de Bahía Blanca. En el caso de una senda interna, como la que conduce a Azopardo, quien toma acción es el Tribunal de Faltas.

La balanza móvil —dos planchuellas con rejillas de goma por un total de alrededor de 4 metros— está ubicada en el acceso a Puan, en la casilla del control bromatológico.

Además de Tránsito comunal y de la Policía Local, el operativo, que se realiza un día a la semana y se extenderá —en principio— hasta septiembre venidero inclusive, está a cargo de Roberto Alvarez, de Vialidad Provincial, y de Carlos Battista, de la secretaría de Transporte bonaerense.

El único costo para la comuna es el combustible de los móviles desde Bahía Blanca hasta Pigüé.
“La multa se hace igual”

En general, los pesos permitidos para una ruta provincial son de 6.500 kilos para el eje delantero, el que tracciona; 10.500 para el trasero y de 18.000 para el tándem de dos ejes traseros, para 9.000 y 9.000, más 10.000 del eje delantero del acoplado.

En total, por cada unidad en tránsito son 45.000 kilos, con una tolerancia de 2.000, según se indicó desde el área de Tránsito de la comuna de Puan.



"Los camiones no pueden ir pasados en peso por eje, porque en realidad lo que rompe (el asfalto) es que esté concentrado en ese sector. El total del camión es relativo”, dijo Bou.

"¿Si se puede corregir el peso? Sí, claro, aunque el acta de infracción se hace igual. El camionero puede acomodar la carga, se pesa de nuevo la unidad y, si está todo en orden, se lo deja seguir”, manifestó el jefe de Tránsito.

“Si (el camión) está con gaseosas, por ejemplo, al conductor se le permite ir al pueblo, trabajar con un autoelevador y modificar el peso de los ejes", aseguró.

.lanueva.com
Escuchá la Programación de la radio: dth='640'/>