8 de junio de 2019

Avanza idea de una mujer como vice de Macri: una bahiense pica en punta




“Radical, mujer e identificada con los pañuelos verdes”. Es la última ocurrencia emanada del laboratorio electoral que maneja el tándem Marcos Peña-Jaime Durán Barba para completar la fórmula que encabezará Mauricio Macri en octubre, previa escala por las PASO de agosto.

El acuerdo para que el Presidente reemplace a Gabriela Michetti por un vice de la UCR, como único gesto de “amplitud”, surgió de la reunión del martes en Jefatura de Gabinete. Fue la primera de Peña y la comitiva negociadora nombrada por la Convención radical que ratificó Cambiemos.



Diputada radical Karina Banfi. una de las "tapadas" que integra la terna.

El perfil femenino y proabortista es resultado de los focus group que sacraliza el gurú ecuatoriano. Todos indican que así lo pide el electorado millennial y centennial: la búsqueda está dirigida sobre todo a captar el millón y medio de nuevos votantes.

Llamadas cruzadas entre la Casa Rosada y las dos líneas internas que mandan entres sus socios, los críticos del jefe partidario, Alfredo Cornejo, y los “amarillos” del vicegobernador bonaerense, Daniel Salvador, derivaron en la integración de un casting de posibles candidatas a vice que cumplen con esos requisitos.



La vicegobernadora santafesina Laura Montero, otra de las que se perfila.

A la cabeza del ránking se ubica por estas horas Karina Banfi, diputada por la provincia de Buenos Aires, nacida en Bahía Blanca. Aterrizó en el casillero 12 de la lista, en 2015, de la mano de Ernesto Sanz. Y por esas vueltas de la política ahora transita las alfombras de la Rosada más que su padrino. Es parte del equipo de “voceros” (en épocas mejores les decían “gladiadores” ) que Peña adiestra para defender al Gobierno en los medios. Dicen que Macri se entusiasmó por su enfático discurso en la Convención en favor de ratificar Cambiemos.

Con todo, en Gobierno le ven más uña por su trayectoria a Laura Montero: la vicegobernadora mendocina fue antes senadora y ministra de Economía de Mendoza con Julio Cobos, a quien todavía reporta. “Es nuestra carta si el petiso viene con pretensiones”, comentan cerca de Peña. El “petiso” es Cornejo y por lo visto no es bien nombrado en los pasillos del poder desde que le pidió a Macri -sin éxito- que se baje.



La senadora mendocina Pamela Verasay (derecha) en la campaña de 2015.

Con todo, Cornejo maneja el Comité Nacional que debe ponerle la firma al frente Cambiemos antes de que cierren los plazos, a las 24 del miércoles, por lo que se estiman que la negociación será más diplomática. Se sabe que, otra paradoja de la política, el gobernador prefiere en la fórmula a una “amarilla” como Banfi que a una crítica como su vice, dado que si Montero preside el Senado le sería complicado exigir la presidencia de la Cámara baja: dos mendocinos sería too much. Cornejo encabezará en octubre la lista de diputados en su provincia y buscará cobrar caro un eventual triunfo. La tercera opción femenina sería la de Pamela Verasay, senadora de militancia cornejista y la más joven del trío (39 años).

La vice primera de la Cámara alta -reemplazó a Juan Carlos Marino, tras la denuncia por abuso sexual- encaja con la ilusión de Durán Barba de formar de cero a una nueva Mariu Vidal, pero su nivel de conocimiento es demasiado bajo.



El ex senador Ernesto Sanz a la salida de una cumbre radical.

Todas estas comidillas alimentarán el menú de las gestiones se acelerarán a partir del lunes, cuando Cornejo y el vice primero de la UCR, el jujeño Gerardo Morales, esperan aterrizar en Buenos Aires con sendos triunfos bajo el brazo: el mendocino apuesta en las PASO del domingo con la boleta del intendente Rodolfo Suárez y Morales se juega la reelección.

Una carta que guarda en la manga el jefe partidario para que la UCR logre algo más que un lugar en la fórmula es la oferta de ubicar a Martín Lousteau en la boleta de senadores porteños. Es la que va pegada a la presidencial y en el PRO admiten que, pese a las divergencias con el ex embajador, es de los pocos que puede arrimar votos de desencantados con la frustrante gestión económica.

Advertencia para el lector: toda esta rosca política se evaporaría en el aire si Sanz abandona su intransigencia y acepta finalmente acompañar a Macri. La figura del cofundador de Cambiemos unifica las pretensiones de radicales y macristas. Hasta Elisa Carrió prometió cajonear su poder de veto y dejar de militar en favor del radical cordobés Mario Negri.

Sin embargo, el ex senador mendocino repite ante quien quiera oír que “en 2015 hice una opción de vida” al retirarse al mundo privado. Pero como Troilo, siempre está volviendo. Y en la Convención jugó a construir puentes: apoyó personalmente a Cornejo y mandó a su tropa con los “amarillos”. El gobernador de Mendoza hará un último intento de convencerlo para que acepte. Consultado por Clarín, Sanz no admitió ni descartó que pueda revisar su negativa.

A todo esto, la salida de Michetti está sellada, más alla de que Peña haya puesto un manto de piedad el jueves al decir que “todavía es una opción”. A la vice le ofrecería como puente de plata la embajada en la OEA, de la que volvería Paula Bertol para ocupar algún lugar en las listas de la Ciudad. “Para el Senado, por ahora sólo esperamos a Lousteau”, se ataja por las dudas el larretismo.

Fuente: Clarín.
Escuchá la Programación de la radio: dth='640'/>