4 de mayo de 2019

Paritarias municipales en la zona: la inflación está a punto de devorar los acuerdos de principio de año




La mayoría de los intendentes cerró con los gremios acuerdos por el 20% o menos para este semestre, con revisión a partir de julio. Por el aumento del costo de vida, estiman que los gremios volverán a la carga antes de lo previsto. Mientras, los ingresos siguen cayendo.

Juan Ignacio Schwerdt / jschwerd@lanueva.com

La inflación no afloja y los intendentes de la zona ya empiezan a mirar el panorama con suma preocupación: poco a poco, el 20% de aumento salarial que varios de ellos concedieron a principio de año -y que creían que les permitiría llegar a junio sin sobresaltos- se encamina a perder por varios puntos contra la inflación.


En el primer trimestre el INDEC midió una inflación acumulada del 11,8%, que podría trepar al 16,3% si se cumplen las estimaciones de un 4% para abril. De esta forma, para que la inflación semestral no supere el 20% los índices de mayo y junio deberían ser menores al 1,5%. Difícil que se logre, por lo que varios jefes comunales están esperando que de un momento a otro los gremios empiecen a golpear las puertas de sus despachos.

“El problema es que, como va la cosa, no vamos a saber qué decirles”, reflexionó esta semana el secretario de Hacienda de un municipio muy cercano a Bahía.

Los ingresos de las comunas siguen en caída libre, arrastrados por una coparticipación provincial que no repunta: sólo aumentó un 27,3% entre el primer trimestre de 2018 y el de 2019, cuando la inflación entre ambos períodos superó el 47%.

Algunos distritos de la zona ya están renegociando los aumentos de este semestre, mientras que otros están a punto de hacerlo.

Uno de ellos es Coronel Pringles, donde se había acordado un aumento escalonado del 25% hasta septiembre y la obligación de ajustarlo cuando el INDEC midiera una inflación superior a ese porcentaje.

El problema es que el primer tramo de la suba -del 9%- recién se efectivizó en abril y ni siquiera compensa a la inflación del primer trimestre del año (11,8%, según el organismo estadístico nacional). El segundo, en tanto, será del 3% y llegará en junio. Por eso no se descarta que haya una fuerte presión gremial para reabrir paritarias.

En una situación similar está Villarino, donde a partir de este mes se aplicará el segundo tramo del aumento pactado en febrero y se llegará al 9%. El resto -13%- se efectivizará entre julio y octubre; de allí en más, si la inflación supera el 24%, los salarios se actualizarán en forma automática. El gremio municipal no informó aún si pedirá o no adelantar la cláusula de ajuste automático.


Otros distritos donde podrían reavivarse los reclamos gremiales, en estas semanas, son Coronel Suárez y Adolfo Alsina. En el primero el mes pasado se terminó de efectivizar un aumento del 18,55%, mientras que en el segundo recién se llegará al 19% el mes próximo.

“Habíamos previsto hacer una revisión en julio y noviembre, pero no descartamos que eso se acelere”, reconoció una fuente sindical.

En Dorrego y Tres Arroyos las negociaciones ya están en marcha. En el primer caso la suba, hasta ahora, fue del 15%, por lo que el sindicato está reclamándole al intendente Raúl Reyes que implemente un mecanismo de actualización en forma urgente.

En Tres Arroyos la presión de los municipales también es fuerte, ya que hasta el momento sólo han logrado un 11% de aumento.

“Esa suba ya la licuó la inflación”, alertó Abel Gómez, secretario general del STM tresarroyense.


Monte Hermoso y Tornquist, los que le ganarían a la inflación

Monte Hermoso y Tornquist son los dos distritos de la región que se encaminan a cerrar el primer semestre con un acuerdo salarial por encima de los índices inflacionarios previstos: 30%.

Tornquist cerrará el semestre con una suba del 15% al básico más otro tanto como bonificación remunerativa





En Monte entró en vigencia una suba del básico del 25% en abril, más un 5% no remunerativo que este mes pasará al básico.

“Además de este 30% en el primer semestre, está el compromiso de juntarnos nuevamente en julio si es que no se dispara antes la inflación”, indicó una fuente del balneario.

Algo más ajustada es la situación en Puan, Patagones, Saavedra y Guaminí, donde los acuerdos para el primer semestre se establecieron en el 20% en todos los casos.

En Puan entre enero y abril se efectivizó una suba del 10%, a lo que sumará otro tanto este mes. Un dato clave: en 30 días las partes volverán a reunirse para evaluar un ajuste para los dos meses siguientes.

Los casos de Saavedra, Guaminí y Patagones son levemente distintos. Si bien en todos ellos el acuerdo fue del 20%, a este porcentaje recién se llegará en junio, por lo que aún no está claro si se reabrirá la paritaria antes o no.

En Saavedra y Patagones aún no hay nada resuelto para la segunda mitad del año, aunque se descarta que los gremios no dejarán mucho tiempo antes de solicitar un reajuste. En Guaminí, en tanto, se había acordado un 5% adicional en agosto y otro tanto en octubre, a fin de llegar al mes de las elecciones con una suba del 30%. De todas formas, en la comuna no creen que puedan llegar al décimo mes sin un nuevo pedido del sindicato.




La Nueva
Escuchá la Programación de la radio: dth='640'/>